Reto de escritura #25. Guerreros, fantasmas y armas de dos mil años
🏛 Imagina que tus restos reposan en un museo. Hoy, un/a adolescente se para a mirarlos durante una visita escolar. Es tu último/a descendiente vivo/a y ahí lo tienes ante ti.

«Las voces que viven en ti»

Carolina Jiménez Conejero
281 palabras
2 minutos
89 lecturas

Elisa llegó al museo atraída por la exposición de una vitrina donde una Blancanieves de carne y hueso reposaba en su eternidad. Su cuerpo era frágil y ceniciento y un velo cubría el rostro en el que, por un instante, creyó vislumbrar un eco de vida.

Leyó con interés la placa plateada:



FANNIA MERULA

(135 – 100 a.C)

Escritora y científica, escribió numerosos tratados de botánica y narró en sus diarios su llegada a la Península y su compromiso con el general Lucius Crespo. 

Una vez casados, Lucius prohibió a Fannia continuar con la escritura y sus investigaciones. Ella siguió escribiendo e investigando en secreto y publicó bajo pseudónimo. 

Tuvieron una hija que siguió los pasos eruditos de su madre y relató en sus propios diarios cómo su padre descubrió el engaño de su esposa y la castigó, encerrándola de por vida en una habitación sin ventanas.

Lucius Crespo murió envenenado. Los libros de botánica de Fannia recogían recetas de antídotos y venenos, por lo que se la culpó injustamente del crimen.

La ahorcaron y sus obras ardieron en una pira, condenándola también al olvido. Pero su hija pudo rescatar su diario más preciado.



Elisa reprimió una lágrima y una suave brisa le susurró al oído.

—Nunca renuncies ni a ti ni a tus sueños.

Miró a su lado: allí solo estaban ellas. Con tristeza se despidió de aquella mujer extraordinaria.


Sentada sobre la vitrina que contenía su cuerpo, Fannia, incorpórea, vio alejarse a la joven: su última descendiente. Sintió un poco de envidia. Ojalá hubiera nacido ahora. Ojalá hubiera tenido otra oportunidad. Sin embargo, se contentó al pensar en aquel diario que sobrevivió al fuego y que durante dos milenios inspiró a tantas mujeres a seguir luchando y creer en sí mismas.

Sonrió. Después de todo, seguía viviendo en ellas.

Publicado por
Carolina Jiménez Conejero
Soy estudiante. Siempre estudiante. Cuando termino de estudiar un curso, comienzo otro. Me gusta…
Miembro desde hace 5 meses.
25 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Antonio Otero Fernández
01 ago, 10:42 h
Qué bueno!!!!!
Carolina Jiménez Conejero
05 ago, 15:53 h
¡Gracias!
Th
Thekingelessar
02 ago, 08:48 h
👏👏
Bárbara (@BbEmergentes)
03 ago, 10:53 h
Qué bonito, Carol!!!! <3
Carolina Jiménez Conejero
05 ago, 15:53 h
¡Muchas gracias!
Guillermo Escribano
05 ago, 14:02 h
«Nunca renuncies ni a ti ni a tus sueños». GRACIAS, Carol, por compartir este relato. Me gustó mucho. Sigue así ✍️
Carolina Jiménez Conejero
05 ago, 15:54 h
Muchas gracias, Guillermo :)
Virginia Vic Miron
05 ago, 16:09 h
Me encanta 😍
Otros relatos participantes en este reto
  • «Eternos vecinos» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «LA FALCATA» , de Jaime Cenalmor Leer »

  • «No hagas lo que yo» , de Eugenio A. García de Paredes Pérez Leer »

  • «Carajo» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «La muñeca de Edith» , de Virginia Vic Miron Leer »

  • «Ilvet.» , de Martina Méndez Leer »

  • «Disculpe, señorita...» , de Álex Pérez Leer »

  • «Vitrinas» , de Antonio Jimenez Leer »

  • «Desde mi pozo» , de Silvia Canto Leer »

  • «SOY CLAUDIO, EL EMPERADOR» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

  • «Final escrito» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «Azahar» , de Elimar del Valle Leer »

  • «¡A ver, Rodríguez!» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «Mirada submarina» , de Vilma De la Rosa Leer »

  • «LA BATALLA DE ILERDA» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

  • «Hitoichi Ka» , de Bunja Leer »

  • «Hogar, dulce hogar» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «LA VERDADERA HISTORIA DE TIZONA» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «Pasillo V» , de Bárbara (@BbEmergentes) Leer »

  • «Observo el futuro, recuerdo mi pasado» , de Juan Antonio Muñoz Leer »