Este texto es un fragmento de

Nada que no estés dispuesto a perder

Xavi Pons

Jesús Bernal es incapaz de seguir con su vida después de ver cómo Márquez moría ante sus ojos. Hasta hace unos meses, el joven sargento de la policía autonómica catalana, comandaba una unidad de investigación de delitos de narcotráfico en la Ciudad Condal. Algo salió mal en el último operativo que él había diseñado y uno de sus compañeros acabó tiroteado. Los responsables, la cúpula de un entramado delictivo dedicado principalmente al tráfico de drogas, desaparecen sin dejar ni rastro, a pesar de los esfuerzos de Bernal por intentar dar con ellos.

A partir de entonces, ese varapalo y su sentimiento de culpa hacen que la vida del policía sufra un inexorable deterioro, aislándose por completo del mundo. Se toma un periodo de excedencia, incapaz de volver a la actividad. Hasta que recibe la llamada de Gisbert, su superior jerárquica y amiga, quien le informa que el clan Vargas podría haberse instalado en Terrassa para seguir con su actividad criminal. Le ofrece volver a trabajar con ella para desmantelar la organización y meter entre rejas a los responsables del asesinato de su compañero. Esa propuesta sacudirá al sargento hasta hacerlo salir de la apatía en la que está sumido. Se lo debe a su difunto amigo, aunque no lo tendrá fácil. Los recursos con los que contará serán limitados. Los agentes que tendrá a su disposición en esa empresa serán de lo más variopinto y sin demasiada experiencia. Los altos mandos del cuerpo y el departamento de Asuntos Internos no harán su camino más fácil. Incluso deberá lidiar con algunos conflictos competenciales entre cuerpos policiales. Todo eso no hará desfallecer a Bernal, que buscará de manera obsesiva reunir pruebas de cargo que permitan condenar esta vez a los Vargas, así como respuestas relativas a las extrañas circunstancias que rodearon la muerte de Márquez. De igual manera, la irrupción en su vida de la joven Marina, lo despertará de esa anestesia sentimental en la que vive instalado en los últimos meses.

En esta trepidante trama, el policía descubrirá que, tal vez, existen pérdidas emocionalmente igual de dolorosas que las que supone la muerte.




Apoya este libro

¡No te vayas!

Forma parte de los 166 mecenas que ya han apoyado a Xavi Pons.

Xavi Pons

Nada que no estés dispuesto a perder

Un frenético thriller policíaco donde realidad y ficción conviven en una frontera difusa y serás tú quien saques tus propias conclusiones

Para ser mecenas de este libro...
Al continuar, aceptas las condiciones y confirmas que has leído nuestra Política de privacidad, incluido el uso de cookies