Este texto es un fragmento de

Náufr@gos

Roberto Martín

Intentan convencernos del calentamiento global y del deshielo de los polos. Por eso, nado diariamente desde hace once años. Veinte largos a braza, veinte a crol y otros veinte a braza y crol.

Entreno, por si acaso.

Está claro que los polos se derretirán. Son ciclos, como la vida misma.

BLOG "4 jinetes guardanmicama" De Álvaro WAITINGFORTHEEND

 
@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@


Nico, camarero y fotógrafo.

Nico empezó el día frotándose los ojos para amortiguar su vuelta a la luz. Se incorporó, pensó en sus compromisos hogareños y metió los pies, uno por uno, en sus calentitas zapatillas de cuadros con borreguillo por dentro. Completó la última fase para alcanzar la verticalidad total, y se dirigió a su ordenador. El portátil estaba encendido para que el pirateo surcara libremente los mares de la nocturnidad. Nico abrió el Facebook y escribió su tradicional cita espontáneo-matutina.

“Si consigues memorizar y repetir los gestos que haces cuando escuchas con atención, podrás disfrutar de la libertad de escuchar sin atención"
Proverbio de una conversación para oyentes ausentes

Este ha sido mi pensamiento nº 1 de hoy. Os dejo, que tengo que ir a recorrer los puticlubs de nuestro amoroso país. Primero de día... y luego de noche. Ya os contaré.


@@@@@@@@@@@@@@@@


Nico era camarero y, como muchos compañeros de gremio, psicoanalista de personalidades noctámbulas. Trabajaba desde hace 15 años en el 'Submarino amarillo'. Un bar que reproducía el interior de un submarino militar y cuya decoración tenía tintes psicodélicos. Se supone que recordaba a la etapa que los Beatles pasaron en el norte de la India en un seminario de meditación trascendental. Según Nico, este viaje -que los medios de comunicación se encargaron de fotografiar con la misma insistencia que el empleado de un tanatorio busca clientes tras un macabro accidente- fue, sin duda, la clave de discos como el Yellow Submarine. También, según Nico, fue la clave de su separación, sólo dos años después de ese viaje místico a la localidad india de Rishikesh.

A Nico le gustaba el pasado. Eso, tal vez, explicaría por qué llevaba todavía el pelo como en los 80, un estilo Michael J. Fox.

La noche anterior Nico había tenido que compartir su habitual sonrisa perpetua con 3 borrachos solitarios, con un ruidoso grupo de 4 clientes fijos y con la mirada ausente de una chica sumida en la burbuja del insomnio. Quizá por eso, porque la jornada nocturno laboral había seguido la línea argumental de la pura rutina, Nico se levantó, esta vez, rompiendo su proceso habitual.

Abrió los ojos como si algo hubiera golpeado, de manera rápida y contundente, su cerebro. No se frotó. Nada amortiguó su vuelta a la luz. No se incorporó pensando en compromisos hogareños para meter los pies uno por uno en sus calentitas zapatillas de cuadros con borreguillo por dentro. Esta vez, Nico saltó como un resorte para dar con las plantas desnudas de los pies sobre el parqué. Esta vez, sólo pensó en batir el récord de velocidad en la disciplina cama-ordenador. Esta vez, en la tradicional cita espontáneo matutina de su Facebook, Nico dejó una nueva perspectiva para el concepto de la espontaneidad.

"Ayer tuve una revelación. A esa hora en la que el amanecer todavía se encontraba entrelazado con la noche, vi una señal en el aire. El neón me susurró 3 veces con su zumbido... REFUGIO DE AMANTES ESPONTÁNEOS....REFUGIO DE AMANTES ESPONTÁNEOS....REFUGIO DE AMANTES ESPONTÁNEOS. Sólo puedo decir que, aunque no soy de esos que se dejan guiar, esta vez, seguí la señal".

Sé que algunos de los que me leéis sois muy listos y habréis pensado que tanta poesía no enmascara una confesión muy poco habitual en mi muro. Pero hoy quería empezar el día borrando todo rastro de la rutina que dirige mi cíclica existencia. Quería pensar que es posible salir de una curva infinita y por eso os he confesado que anoche, anoche me fui de putas.

Supongo que ya lo habréis imaginado pero, por supuesto, no era la primera vez.


@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@


CHAT Filosofía de lo friki

Patis82: Hoy he vuelto a ver en Youtube los vídeos del festival de Gloucester.
Tronko06: Y eso qué es.
Patis82: Joder, te lo he dicho mil veces. El festival ese en el que un montón de locos corren colina
abajo tras un queso gigante.
Tronko06: Coño, es verdad, suena de puta madre.
Patis82: Pero, ¿todavía no los has visto?
Tronko06: Ya voy, pesaaaado! Eres un puto frikitin. ¿Youtube Gloucester Cheese?
Patis82: https://www.youtube.com/watch?v=dtvG9XDtjv4


@@@@@@@@@@@@@@


Tronko06: Pero ¿Qué coño impulsa a alguien a rodar colina abajo, rompiéndose la mitad de los huesos de su cuerpo, tras un puto queso que nunca logran atrapar?
Patis82: Una ingente cantidad de cerveza inglesa.
Tronko06: Sí pero... tiene que haber algo más. Adrenalina, diversión...
Patis82: Básicamente eso. Adrenalina y diversión bajo la influencia de una ingente cantidad de cerveza inglesa. Pero si quieres te intento dar una explicación metafísica.

El sujeto en cuestión es cualquiera de nosotros. La colina cuesta abajo es una metáfora de nuestro camino en la vida. Es decir, empiezas con muchas ganas, todo va rápido y cuando quieres echar el freno ya no puedes. Encima, entre los baches y la velocidad es imposible elegir una dirección concreta, por lo que te tiras todo el rato dando bandazos creyendo, a veces, que vas por buen camino. Y al terminar, llegas hecho una piltrafa humana a la meta. Eso, si llegas y no te quedas en la mitad del recorrido.

Tronko06: Se te va el melón. Y el queso ¿qué significa listillo?
Patis82: El queso es tu puto sueño inalcanzable. Cuando crees que lo tienes cerca, pilla el acelerón y desaparece. Es en ese instante, cuando te das cuenta de que lo único importante es llegar abajo de la manera más digna posible pero... amigo... el camino siempre hace mella.
Tronko06: Macho, eres la ostia. Me quedo con lo de la cerveza, la adrenalina y la diversión.
Patis82: Ya, no te jode. Y yo!! El año que viene vamos y nos pillamos un buen pedal en Chesterton je je.
Tronko06: Vale, pero yo no me tiro.
Patis82: Sí, sí... eso mismo dijiste en los Sanfermines.



Comprar