Este texto es un fragmento de

Casualidad o no

Tamara Pardo Blázquez

Casualidad o no, nací el 23 de abril de 1984, por lo que considero que es una señal para escribir al menos un libro en mi vida.

Si bien, con carácter general, no se puede elegir la fecha de nacimiento ni de defunción, la verdad es que tengo que reconocer que me encanta mi fecha de nacimiento pues es un día bastante significativo.

Así, precisamente, el 23 de abril celebramos el día internacional del libro por ser la fecha en la que fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega pero en 1616.

Además, ese día es San Jorge, festivo en Aragón para homenajear al santo patrón del Reino de Aragón o Sant Jordi, patrón oficial de Cataluña, donde lo celebran de manera especial con una fiesta popular en la que conmemoran el día del libro y el día de los enamorados, siendo costumbre que las parejas se intercambien regalos, en concreto, un libro y una rosa.

De nuevo, si bien no tengo familia ni aragonesa ni catalana, casualidad o no, resulta que tanto mi padre como mi hermano se llaman Jorge, por lo que siempre en casa, además de mi cumpleaños, hemos celebrado también su onomástica de manera especial, sobre todo en el caso de mi padre, pues es gallego y en su tierra, o al menos en mi familia paterna lucense, se celebra más el santo que el cumpleaños.

Por si lo anterior no fuera poco, el 23 de abril también es festivo en mi querida Castilla y León y, en este caso, si digo «mi querida» pues casualidad o no, mi familia materna es abulense.

En esa fecha Castilla y León recuerda la sublevación de los comuneros contra el rey Carlos I de España y V de Alemania, en 1521, en concreto, se conmemora la batalla de Villalar (Valladolid) cuando se puso fin a la guerra de las comunidades de Castilla que enfrentaba al rey Carlos I con los comuneros, campesinos sublevados por la excesiva presión fiscal impuesta por el monarca y la pobre participación de Castilla en la política imperial, comandados por Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado, quienes fueron ajusticiados al día siguiente. Pese a la derrota de los comuneros, es un símbolo de la lucha de los pueblos por la libertad.

En cuanto a 1984, obviamente, a lo largo de ese año sucederían bastantes hechos relevantes en los que no me voy a detener, pues en este caso lo que me parece curioso, y si lo buscas en Google es la primera opción, es la novela de George Orwell “1984” publicada en 1949, por cierto, otro George. La novela popularizó los conceptos del omnipresente y vigilante Gran Hermano a través de lo que entonces era una novela política de ficción distópica.

Para cerrar este círculo inicial de “casualidades”, precisamente el televisivo programa de Gran Hermano también se emitió por primera vez en España un 23 de abril pero del año 2000.

Centrándonos en el presente, vivimos tiempos difíciles que serán también históricos pues, sin duda y por desgracia, la realidad de los acontecimientos ha superado la ficción ya en varias ocasiones. Así, cuando me incorporé a trabajar de manera permanente en 2008, recuerdo como había grandes expectativas para el 2020, pero por ahora las mismas se han visto truncadas por esta pandemia del Covid-19, que además de tantas personas fallecidas va a suponer una grave crisis económica y social.

Ahora que tengo el honor de ser diputada de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, vivo con preocupación el tono que emplean otros cargos públicos principalmente en el plano nacional; como parece que fomentan la confrontación, el odio y los bandos cuando esto no es una guerra, sino una pandemia en la que la sociedad española ha estado unida y a la altura con innumerables muestras de solidaridad, por ello me niego a quedarme callada y quiero aprovechar esta oportunidad para poder expresar en estas líneas mi experiencia vital hasta mis actuales 36 años, con la humilde finalidad de que ayude a algunas personas a seguir luchando por sus sueños, pues igual que muchos de los míos se van haciendo realidad, espero que también los de muchas otras personas se cumplan y entre todos, de manera colaborativa, seamos capaces de alcanzar una sociedad mejor.

Para ello voy a ir desarrollando las principales etapas de mi vida y todas las personas que han formado parte significativa de la misma, que afortunadamente han sido muchas. Considero que eso me ha enriquecido y ha abierto mucho mi mentalidad, siendo una persona respetuosa y tolerante con otras opiniones. No obstante, seguro que hay muchas otras personas que quedarán en el anonimato, pues no las citaré, pero que también me habrán marcado, y espero que no se molesten y que tampoco lo hagan alguna de las que cite. En cualquier caso, quiero manifestar mi agradecimiento general a todas ellas.




Apoya este libro

¡No te vayas!

Forma parte de los 130 mecenas que ya han apoyado a Tamara Pardo Blázquez.

Tamara Pardo Blázquez

Casualidad o no

Reflexiones sobre una trayectoria vital llena de logros obtenidos a través del esfuerzo, y sobre acontecimientos relevantes de nuestro país

Para ser mecenas de este libro...
Al continuar, aceptas las condiciones y confirmas que has leído nuestra Política de privacidad, incluido el uso de cookies