Este texto es un fragmento de

El colapso

Jaime Paz

0. El pasado





El mercado financiero global ha experimentado una serie de problemas técnicos que ha llegado a cortar abruptamente las operaciones hasta el punto de paralizarlas por completo. Una de las razones de estas congelaciones súbitas es el repentino surgimiento de grupos de robots ultrarrápidos, que explotan el mercado global y que operan a velocidades más allá de la capacidad humana, lo que abruma, hasta el colapso, al mercado de valores.



En escalas de tiempo de menos de un segundo, el mundo financiero es capaz de llevar a cabo una transformación súbita hacia una ciberjungla habitada por agrupaciones de agresivos algoritmos de comercio. Esos algoritmos pueden operar tan rápido que los humanos son incapaces de participar en tiempo real y, en su lugar, surge un ecosistema de robots ultrarrápidos para tomar el control.

En este mundo de algoritmos robotizados ultrarrápidos, el mercado experimenta una transición abrupta y fundamental para convertirse en otro mundo donde las teorías del mercado convencional dejan de ser aplicables.



La presión de la sociedad para conseguir sistemas más rápidos que dejen atrás a los competidores ha conducido al desarrollo de algoritmos capaces de operar más rápido que cualquier ser humano. Si se quieren regular estos algoritmos ultrarrápidos, es preciso comprender primero su comportamiento colectivo. Y esa es una tarea de inmensas proporciones, aunque con la ventaja de que esos algoritmos superveloces suelen ser relativamente sencillos, ya que la simplicidad es, precisamente, lo que permite un procesamiento más rápido.



El número de cosas que un algoritmo ultrarrápido puede hacer son relativamente pocas. Esto significa que es muy probable que adopten el mismo comportamiento y que, por tanto, generen una cibermultitud o un ciberagrupamiento que ataca una cierta parte del mercado. Esto es lo que da origen a sucesos extremos.



Esta nueva comprensión sobre la forma en que las máquinas están afectando a las operaciones financieras podría tener otras importantes aplicaciones fuera del mundo económico.



 

 

 

1. El presente. Essien y Clara





Si lo que se va a relatar a continuación fuera ficción, se vería a través de una pantalla o en cualquier campo de visión una habitación en la que duermen un hombre y una mujer jóvenes de rasgos caucásicos. La habitación es un cuadrado perfecto de tres paredes totalmente opacas y la cuarta es una gran vidriera que compone el cuarto lado del cuadrado. En las paredes hay varias pantallas en las que se pueden visualizar obras pictóricas de arte abstracto, mayoritariamente correspondientes a la corriente conocida como cubismo. Está todo perfectamente ordenado. El suelo de la habitación es de madera tropical rojiza pulida y barnizada, lo que le da a la estancia una calidez que contrasta con el frío ambiente que parece que hay en el exterior.

           

Pero lo que se va a relatar a continuación no es ficción.


           

Es la realidad


 

Despierta. 



Es ella, la mujer que está a su lado en la cama es su mujer. Hasta aquí todo está bien.



Se levanta, él está en su habitación, en su casa, en medio de la naturaleza, como él había querido siempre. Ahí deberían estar el bosque de robles, con todos sus colores otoñales, el lago, las cimas nevadas de las montañas, el cielo… el cielo debería estar tomando ese color desde el blanco hasta el azul de las primeras horas de la mañana, debía ser el día perfecto.



Todo huele muy bien, incluido su aliento, todo es perfecto. 



Entra en la cocina.



La cocina está en perfecto estado, ordenada, limpia, lista para el desayuno. Levanta la cortina con un mínimo gesto manual.



— Mierda.



Fuera todo está mojado, llueve copiosamente. La nieve en las cimas de las montañas ha desaparecido. 



— ¿Qué has dicho, cariño?



Su bella esposa acaba de despertar.



— Está lloviendo. Otra vez.



Él piensa que de vez en cuando, no va mal que llueva un poco. Hace pensar. Hoy no tienen que ir a trabajar, ni ella ni él. Podría ser un buen día para charlar, últimamente les hace falta. Charlar, charlar, algo muy sencillo.  Algo que no hacen últimamente. 



— Oh, menudo problema…



Ella se está levantando de la cama, siempre es él quien lo hace antes, aunque solo sea unos instantes.  Esos instantes de estar sola en la cama, de estirar las piernas, de estirar los brazos y no tropezar con nada.  Es lo que le queda de los días anteriores al….



— Princesa, hoy es diferente.



Él vuelve a la habitación. Vuelve a comprobar que efectivamente, la persona con la que habla es su esposa .



— Sabes que me gustan más los días soleados.



Ella ya no recuerda aquellos días. Hace ya mucho tiempo que los problemas climatológicos son culpa de él, y ella encuentra el reproche que anda buscando en la lluvia de afuera. Últimamente se han distanciado debido a las largas jornadas de trabajo de él.  Reuniones, reuniones, reuniones.  Ella le reprocha constatemente que casi no pasan tiempo juntos. Él no puede hacer demasiado.  En la compañía las cosas empiezan a complicarse, algo relacionado con el cash flow que no acaba de entender, lo cual no deja de preocuparle, porque pronto van a empezar a pedirle explicaciones, y no las tiene, y en la búsqueda de esas explicaciones se está perdiendo hora tras hora, día tras día, informes, análisis, previsiones. Y en casa reproches, muchos reproches. Demasiados.



— Sabes que me gustas más con los ojos oscuros. 



Cuando su mujer cambió el color de sus ojos, antes de ayer, se juró a sí mismo no utilizarlo nunca en una discusión, solo ha tardado dos días. El color de los ojos de ella ha vuelto a ser un arma arrojadiza, una de las pocas que le quedan a él. Como hace unos meses. Es un tema recurrente.  Recurrente porque los cambios en el color de los ojos de ella parece ser la forma que tiene ella de llamar su atención en respuesta a sus largas ausencias. 



— ¿Otra vez?



Él empieza a experimentar la sensación de que esa conversación ya ha tenido lugar en algún otro momento, de que vuelve a escuchar las mismas palabras, los mismos reproches, como una de esas películas de ficción que ha visto tantas veces. Y entonces él piensa que hace mucho que no ve ninguna nueva película, y no sabe muy bien por qué. Antes le encantaba ver películas.  Pero ahora….



— ¿Otra vez, qué?



Ahora ni siquiera recibe puntualmente la programación de ficciones. En realidad, hace bastante que no tiene noticias de ningún estreno. Pelis. No hay pelis. Y entonces se da cuenta de que la simple mención al color de los ojos de ella ha sido un error, ahora lo ve claro.



— Otra vez llueve y otra vez estamos discutiendo.



Ella no puede soportar los días de lluvia. A él de vez en cuando sí le gustan. Pero a ella le oprimen el pecho, le dan dolor de cabeza, le hacen entrar en un estado de abatimiento que no soporta. Pero a él le gustan. De vez en cuando. Ella está segura de que él utiliza los días de lluvia para fastidiarla.  Lo del color de sus ojos es la razón, es la forma que él tiene de mostrar su desaprobacióna a su último cambio de aspecto.



— Estoy preocupado, el número de asistencia técnica no responde. Sé que no te gusta la lluvia, pero créeme, no he podido hacer nada para evitarlo. Hace días que estamos así.



La dura tarea que él tiene hoy consiste en convercerla a ella de que lo de la lluvia no es cosa suya.  Han discutido muchas veces por culpa del clima. Incompatibilidad climática, lo llamaría un psicólogo o asesor matrimonial. Él encuentra cierta gracia en ese concepto. Cosas de las parejas modernas.  Lo han inventado ellos. Y entonces casi se le escapa la risa.



— Lo sé, por eso ando algo susceptible, la lluvia me vuelve peor persona.



En cierto modo, cuando algo afecta al estado de ánimo de su mujer, no puede hacer nada para evitar sentirse culpable. Esta vez no era cosa suya, otras veces sí lo había sido, pero no ahora. El clima. El maldito clima está fallando hace bastantes días, y no recibe respuesta alguna de la compañía que da el servicio. Y como otras veces, se siente un poco culpable, culpable por no haberle dado a su mujer más días soleados, sobre todo, en días no laborables, por eso decide tranquilizarla de alguna manera:



— Eres una persona maravillosa. Por eso vivimos juntos.



Ella empieza a darse cuenta de que algo está pasando. El rostro de él le recuerda a aquellos días en los que resignadamente le comunicaba a través de video-conferencia que debía estar reunido durante varias horas más y que no le esperara para cenar, y que no le esperara despierta.  Resignación. Resignación en el rostro de él y resignación en el rostro de ella. Y esta vez él tiene la misma expresión en el rostro, la expresión de quien no controla la situación, la expresión de que si pudiera haría algo, pero resulta imposible. Lo del clima es una tontería, realmente, pero resulta ser la confirmación de que ninguno de los dos controla sus vidas.



— Pero no sale el sol. Quiero que salga el sol de una vez.



Ella no soporta esa sensación, su idea de conseguir la felicidad siempre había estado relacionada con el poder controlar todos y cada uno de los pequeños detalles de su existencia en el día a día. Y eso ha dejado de ocurrir. E irremediablemente, a esa sensación le rodea un día de lluvia persistente, lluvia interminable, lluvia deprimente, lluvia que no cesa, y que parece no tener ningún remedio.



— Espera un momento, acabo de comunicarme con ellos, y responderán en breve. Voy a mirar.



Él vuelve a la cocina, vuelve a mirar por la ventana.  Sigue lloviendo. En la pantalla suspendida en el centro del salón puede ver cómo entra un mensaje del servico de asistencia técnica del Servicio de Clima Personalizado ALP.



“Estimado Sr. Hoffman, el Servicio de Clima Personalizado ALP ha suspendido el servicio a todos sus clientes.  La compañía se ha declarado en quiebra técnica y ha iniciado un proceso para ser reconocida en situación de suspensión de pagos. Rogamos disculpe las molestias que este contratiempo pueda ocasionarle.”




Comprar