Este texto es un fragmento de

La sombra de Juana de Arco

Juan José Robles

CAPÍTULO 1

NORMANDÍA (FRANCIA). Mayo de 1431.


Gilles se encontraba en su tienda de campaña esperando noticias. Sentando, en su silla que le acompañaba en todas las campañas, se encontraba absorto en sus pensamientos, en sus recuerdos. Pero en su mente un solo nombre: Juana, que se encontraba en una difícil situación a merced de un juicio injusto que podría llevarla a la muerte.

Durante tantos años de lucha al lado de Juana, siempre se había mostrado un hombre fuerte y decidido, a la vez que sometido a la voluntad de una mujer que siempre le había impuesto sus decisiones. Pero no le importaba, a ambos les unía su profunda fe en Dios, y en nombre del mismo habían aniquilado ejércitos enteros. Pero ahora Gilles por primera vez en su vida tenía miedo, mucho miedo. Porque la lucha con ella había conseguido alejarle de los verdaderos instintos asesinos que le habían llevado en el pasado a violar y asesinar a cientos de niños. Pero con Juana y su profunda fe era todo distinto. Junto a ello había logrado satisfacer sus más bajos instintos.

Pero todo había cambiado. Ella había caído en desgracia. Había perdido su ejército, y casi hasta su fe. ¿De qué había servido tanta lucha y tanta sangre en nombre de un dios que ahora le había dado la espalda? ¿Por qué luchar por un pueblo que ahora la juzgaba y estaba a punto de acabar con ella? Junto a él, solo un puñado de soldados a sueldo, mercenarios, dispuesto a hacer lo que fuera por dinero. Preparados para entrar en Ruan, y liberar a Juana de su casi segura muerte. La que hasta ahora había sido su guía, su maestra, se encontraba encarcelada a solo 25 kilómetros de su campamento. Acusada de hereje y blasfema por afirmar que hablaba con Dios, el mismo Dios que le indicaba que debía luchar. Aunque para Gilles, ella era algo más... Un puente entre lo divino y lo humano, la que lograría salvarle de la condenación por todos los pecados cometidos durante su juventud.

Mientras tanto los acontecimientos se precipitaban en Ruan. Juana se encontraba en un juicio sin defensa, sin salida. Ella tan solo tenía que renunciar y desmentir sus afirmaciones para salvarse, pero sabía que hacer eso era renunciar a su dios, era negar a ese dios que le hablaba; y eso para ella era peor que la misma muerte. Era la muerte espiritual, a la que temía mucho más que a la muerte terrenal. Entre la muchedumbre que presenciaba el juicio y gritaba enfurecida sin descanso “¡bruja!”, “¡bruja!”, “¡a la hoguera!”; un emisario de Guilles presenciaba aquella locura, atónito y convencido de que aquello no tendría un buen final. Miraba a Juana, aturdido, sin creer lo que estaba pasando. La sentencia se había dictado y ella se mantenía impasible; solo se aferraba a una vieja Biblia que sostenía en sus manos, resignada a su destino. La noche caía en Ruan, y la sentencia era firme: sería quemada en la hoguera al amanecer.

Juana fue conducida a una vieja celda, donde esperaría su muerte. Su última noche la esperaría sola, prácticamente a oscuras, y con la única compañía de su Biblia. La oración era su único consuelo. Abandonada por los suyos, por todos aquellos que estuvieron a su lado luchando. Solo un hombre permanecía a su lado, Guilles, pero estaba muy lejos para poder darle un mínimo consuelo, o para poder salvarla del martirio que se avecinaba sin remedio. El emisario de Gilles, se mostró entonces decidido a parar esa barbarie. Tenía que ver a Juana, darle consuelo y hacerle saber que su amigo Gilles hará todo lo posible por salvar su vida. Era difícil. La celda se encontraba fuertemente custodiada por soldados. Ideó una artimaña para poder verla y engañó a los guardias diciéndoles que le llevaba algo de alimento a la presa, para hacerle más llevadera la espera de su muerte.

Cuando logró acercarse a la puerta de la celda, se asomó a la pequeña ventana enrejada de la puerta, y vio a una Juana abatida, de rodillas y aferrada a su Biblia.

Entonces gritó: “¡Juana!”

Ella, casi sin fuerzas y con los ojos empapados de lágrimas, giró lentamente la cabeza mirando la puerta; cuando vio el rostro del emisario. Con la voz entrecortada dijo: “¿quien eres?”.

Él dijo: “Me envía Gilles. Él no te ha abandonado, se encuentra en la afueras de la ciudad, a apenas 25 kilómetros”.

Juana, taciturna y con la voz entrecortada, solo consiguió articular unas cuantas palabras. “Solo Dios puede salvarme, por Él estoy aquí y ya nadie puede evitar mi destino, moriré por su causa”. Mientras decía estas palabras apretaba su Biblia, la vieja Biblia que le había acompañado durante todos estos meses de cautiverio. Pero en un gesto de extrema generosidad, miró la Biblia por última vez. Alzó sus manos sosteniéndola y con apenas tres palabras, dijo:

-“Entrégasela a Gilles. A mí ya no me servirá para nada, y él sabrá qué hacer con ella”

Juana no dijo ninguna palabra más. Con los ojos empapados en lagrimas, se dio la vuelta lentamente y caminó hacia un rincón de la celda, dobló sus rodillas y abatida siguió con sus oraciones. Ya con las manos vacías, se había desprendido del único bien material que la mantenía aferrada a este mundo. Entonces fue cuando en el fondo de su ser, sentía que todo lo que amaba, todo lo quería le había traicionado; hasta el mismísimo Dios, en nombre de quien tanto había luchado. Le había abandonado. Quizá empezó a dudar de su existencia, quizá no fuera Dios el que le hablaba, sino el mismísimo Satanás. Pero ya era tarde, demasiado tarde para ella. Faltaban pocas horas para el amanecer, y nada ni nadie podría salvarla. Ya no confiaba en nada, ni en nadie.

El emisario la miró durante unos instantes, y lentamente fue alejándose de la puerta. En sus manos, la Biblia que Juana le había entregado. Recordaba cómo ella siempre la llevaba consigo, en todas sus batallas le acompañaba como un talismán. Pero el sentía que aquel viejo libro tenía algo especial. Era como si tuviera una fuerza sobrenatural. Mientras caminaba lentamente hojeaba la Biblia. En sus apenas cincuenta páginas había ilustraciones de diferentes momentos de las Sagradas Escrituras, acompañadas de algunos sencillos textos que apenas acertaba a leer; pero eso no importaba. Solo los más afortunados tenían el don de la lectura, y solo los más privilegiados podían conocer esos textos en toda su extensión y conocer la verdadera envergadura de su mensaje. Pero nada de eso importaba ya. Ni siquiera aquel libro supuestamente sagrado había logrado salvar a Juana de la muerte; tal vez fuera el causante. Mientras caminaba hacia a su caballo, comenzó a ojear aquel libro. La mayoría de las ilustraciones eran sobre la vida de Jesús; algunas eran imágenes realmente perturbadoras, otras inspiraban paz... Pero había una página especialmente llamativa, que mostraba a un Jesús abatido. Su rostro no mostraba la misma paz que en las otras imágenes, y junto a él una imagen realmente demoníaca que le tendía una mano, y junto a esta ilustración un texto en un idioma diferente al resto del libro, que estaba escrito en latín. Aquella frase estaba escrita en francés y decía algo así como “únete a mi, lucharemos juntos y encontrarás la libertad”.
Era realmente inquietante reconocer esa frase, porque era la frase que Juana pronunciaba cada vez que quería conseguir un aliado para su lucha. Y más inquietante aún saber que era la única frase que ella podría leer en ese libro, ya que no sabía latín.

¿Ha estado Juana durante estos años guiada en su lucha por su Dios, o ha estado guiada por el mismísimo Diablo? Aquella duda invadió profundamente al emisario. Aún así estaba decidido a cabalgar hasta el campamento donde Gilles esperaba noticias sobre Juana, y alertarle sobre la necesidad urgente de liberarla. Pero seguía albergando la duda sobre entregarle aquella Biblia, que la muchacha le había rogado encarecidamente que llevase a su señor.

Entonces el emisario llegó al sitio donde su caballo le esperaba, se subió a él y empezó a cabalgar con el paso rápido. Tenía que llegar a tiempo al campamento y alertar a Gilles sobre todo lo que había acontecido en Ruan, y lo que es más importante, lo que estaba a punto de ocurrir. El anterior intento de quemar a Juana no había sido más que una farsa para hacerla arrepentirse de sus “pecados”. Pero ahora todo era distinto. En esta ocasión todo iba en serio, y al amanecer ella estaba dispuesta a morir sin remedio. La noche era oscura y el camino difícil, pero eso no le quitó ni un ápice de determinación para llegar al campamento. El camino se hacía interminable…

Mientras, en el campamento, Gilles caminaba de un lado al otro de su tienda, impaciente y con un mal presentimiento en su corazón. Un frío sudor empezó a invadir su cuerpo. Sus ojos se fueron enrojeciendo y la furia había obnubilado su mente. Fue solo entonces cuando el mal presentimiento se hizo más fuerte y le obligó a salir de la tienda de campaña de forma intempestiva. En la oscuridad de la noche, apenas se veía la luz de las hogueras que sus hombre habían encendido, y solo se oían los grillos y algún ronquido lejano. Solo permanecía despierto el vigilante nocturno del campamento. Gilles le ordenó acercarse, y le dijo:
- Despierta a todos los hombres. Que se preparen para salir de inmediato, presiento que pronto llegaran malas noticias de Ruan.
Gilles comenzó a escuchar el trotar de un caballo a lo lejos, tal vez fuera su emisario con noticias. Entonces casi sin darse cuenta, el emisario llegó. Se bajó apresuradamente del caballo, y con la voz sofocada dijo:

- Mi señor, hay que partir inmediatamente hacia Ruan, nos queda poco tiempo, y la corte está dispuesta a quemar a Juana en la hoguera.

Gilles le miró con los ojos envenenados. Su rabia podía más que la razón. Pero no era momento de indecisiones. Dijo:

-Los hombres están preparados, partiremos de inmediato.

El emisario asintió, advirtiendo a su amo:

- Señor, la ciudad está sitiada, será difícil atravesar su muralla sin ser vistos.

Pero Guilles ya lo tenía previsto todo, sabía que sería difícil entrar en Ruan. La autoridad había previsto que Gilles y sus hombres tratarían de liberar a Juana, y había apostado guardia en todas las entradas de la ciudad amurallada. Además se había cambiado el lugar donde se ajusticiaba normalmente a los reos, en la plaza pública de la ciudad. La muerte de Juana se había preparado en la Plaza del Mercado. Para la ocasión se habían levantado tres templetes. El primero de ellos para el Cardenal, que sería en encargado de leer la sentencia de muerte y los cargos, junto con sus invitados. En el segundo se colocaría el tribunal encargado del juicio. Un tercer templete estaba destinado a ser en el que se colocaría Juana para escuchar la sentencia antes de ser conducida al montículo, preparado para la hoguera.

Gilles le dijo a su emisario:

 -Iremos todos disfrazados de mercaderes, entraremos sin problema en la ciudad. Y cuando estemos dentro, buscaremos a Juana y la liberaremos. Mataremos a quien haga falta, a cualquiera que se interponga en nuestro camino.

Fue entonces cuando Gilles cayó en la cuenta de que su emisario llevaba algo en la mano. Reconoció la Biblia que Juana llevaba consigo. Con un brusco movimiento se lo arrebató de las manos, interpelándole:

-¿Por qué tienes tú este libro?-

El emisario con el rostro enrojecido y con la voz entrecortada, dijo:

- Me la dio Juana. Me pidió que se la entregara mi señor.

- ¿Y por qué no lo has hecho de inmediato? Replicó Gilles, con el rostro cada vez más enfurecido.

La voz del emisario se hacía cada vez mas entrecortada, al borde de la tartamudez. Y entre sollozos dijo:

- No lo se, mi señor. Creo que ese libro es el culpable de todos los males que ha sufrido Juana, desde que cayó en sus manos. Quizás habría que quemarla; esta Biblia tiene algo maligno, algo satánico entre sus páginas.

Gilles no daba crédito a todo lo que estaba escuchando, prácticamente había perdido la razón. Y dijo con los ojos entornados:

- Dime ¿quién eres tú para decidir sobre esta Biblia? ¿Acaso Juana no te la entregó con la confianza de que me la dieras a mi? Dime ¿quién eres tú para contradecir la voluntad de tu señora? Ella está a punto de entregar su vida por salvar a Francia de los infieles ingleses. Y tú dudas de sus palabras, quizás no mereces vivir tan siquiera… Deberías ser tú el que muriese en la hoguera.

Pero el emisario ya no habló más. El terror a su amo atenazó su voluntad. Su respiración se hacía cada vez más rápida y entrecortada. Mientras aún sostenía la Biblia con la mano izquierda. Fue entonces cuando Gilles le rodeó el cuello con su mano izquierda, una mano grande y fuerte, propia de un guerrero. Con la otra mano desenvaina la espada y con un súbito y fuerte golpe, le atraviesa el abdomen hasta la espalda; sacándola de inmediato, al tiempo que la sangre empieza a emanar de su cuerpo cubriendo el suelo alrededor. El cuerpo del emisario, cayó casi de forma súbita y la muerte fue casi instantánea, sin apenas tiempo de que el emisario advirtiera lo ocurrido. Con las manos aún manchadas de sangre, miró el cuerpo inerte del emisario.

Gilles, se dio cuenta inmediatamente de lo que había hecho; su rostro pasó del enfurecimiento al horror, y comenzó a llorar desconsoladamente. Cayó abatido de rodillas junto al cuerpo sin vida del emisario. Había sido su amigo, su compañero durante tantos años de batallas, el único que no le había abandonado, y ahora yacía muerto por sus propias manos. Muerto su amigo y con Juana a punto de morir en la hoguera, el futuro se presentaba oscuro y sombrío. Volvió a rodear su cuello, pero esta vez para levantar su cabeza y decir:

- Lo siento amigo, nunca te olvidaré. Pero ahora tengo que acudir raudo a salvar a Juana.

Con las manos aún manchadas de sangre, recogió la Biblia que había caído al suelo. Subió a su caballo y comenzó a cabalgar hacia la ciudad, tras el su grupo de hombres reclutados entre lo más bajo de Normandía; ladrones, asesinos, mercenarios... Todos cabalgaron tras la estela de su amo, fieles a él, no por convicciones, si no por el dinero que les pagaba. Había perdido su ejército tas la captura de Juana, y sus largos meses de cautiverio en aquella torre inaccesible.

El camino no era muy largo, pero la oscuridad de aquella noche de luna nueva lo hacía difícil. Habrían de cabalgar sigilosos, para no alertar las patrullas que rondaban aquellas noches por los alrededores de Ruan. Mientras cabalgaba en la oscuridad, a Gilles se le agolpaban todos los recuerdos acumulados durante los años de lucha junto a Juana. Recordó cuando la conoció, con el aspecto de un joven aguerrido y valiente a cargo de un ejército entero. Ya habían establecido un fuerte vínculo emotivo cuando Guilles se percató de que aquel joven era una mujer. Aquello no le quitaba ni un ápice de coraje en la batalla.

Entre tanto, en Ruan, apenas unos rayos de sol empezaban a despuntar. Las calle de la ciudad empezaban a llenarse de gente a la espera del espectáculo, caminando hacia la plaza del mercado. Y todos iban ocupando sus puesto en los respectivos estrados. Mientras, en su celda, Juana esperaba el momento que no tardó demasiado, en cuanto se atisbaron las primeras luces de la mañana por la estrecha ventana del habitáculo. Fue entonces cuando escuchó la puerta abrirse. Directamente entraron los guardias para conducirla a su ejecución. Para ella no había una última confesión, una última oportunidad de arrepentirse de los pecados de los que estaba acusada. Los guardias la agarraron de los brazos y sin mediar palabra la empezaron a conducir a la plaza por las calles de Ruan, en medio de la muchedumbre que ya abarrotaba las calles al grito de:

- ¡Bruja! ¡Hereje!¡A la hoguera!

Juana permanecía en un estado prácticamente catatónico, y aunque casi tropezaba con la gente, las voces las escuchaba en la lejanía. Como en un sueño, una oscura pesadilla de la que quería despertar pero no podía. Siguió caminando por las calles de Ruan agarrada por los guardias, entre empujones, improperios y gritos. Sus pies descalzos se iban magullando por el empedrado de suelo, pero no sentía dolor porque su mente permanecía adormecida. Tan solo era capaz de seguir oyendo lo insultos de la multitud en la lejanía.

Al llegar a la plaza, fue subida de un empujón al estrado donde habría de escuchar la sentencia que la condenaba a muerte; una formalidad que apenas duró unos instantes....

Juana de Arco:
Ha sido condenada por este tribunal eclesiástico a morir quemada en la hoguera por los cargos de herejía, brujería…

Y así hasta una veintena de acusaciones más, a las que Juana no prestó la más mínima atención. Sus ojos estaban puestos en el cielo, a la espera de que el dios que tantas veces creía haber escuchado le dijera algo por última vez. Pero en aquella ocasión el cielo no dijo nada. Permanecía mudo e impasible, abandonando a su suerte a la que fue su más incondicional sierva.

Cuando la sentencia fue leída, Juana fue conducida al patíbulo donde sería quemada. Las fuerzas le flaqueaban cada vez más. Los guardias apenas podían sostenerla para hacerla subir al poste donde habría de ser atada con las manos en alto y los pies sujetos al madero. Cuando estaba sujeta e inmovilizada, los guardias comenzaron a prender todas las maderas que rodeaban a Juana. La madera empezó a arder rápidamente, y un humo negro comenzó a subir hacia el cielo.
La multitud gritaba cada vez más fuerte:

-¡Quemad a la bruja! ¡Quemad a la bruja!

La visión de Juana se fue haciendo cada vez más nublada, apenas veía a la multitud que la increpaba. El humo cada vez le impedía mas la respiración, estaba a punto de perder el conocimiento, cuando a su cabeza llegó una oscura e inquietante visión. Una figura con túnica negra con el rostro difuminado, se acercaba a ella, hasta que se puso a su altura. Era como si Juana se encontrara en otra dimensión. Ya no le molestaba el humo, ya no escuchaba los gritos de la gente, ya no tenía miedo. Aunque aquella figura le creaba cierto desconcierto. Le agarró de la mano y le dijo:

- Juana, ven conmigo. Has vivido una vida luchando por mí. Has matado a muchos hombres en mi nombre, y ahora tendrás tu recompensa.

Pero Juana ya no tenía voluntad. Su alma había sido entregada a la muerte, mientras su cuerpo era consumido por el fuego. La Guardia, entonces avivó el fuego con más leña. Poco a poco el cuerpo de Juana fue desapareciendo.

Mientras tanto, Gilles seguía cabalgando hacia Ruan, cuando empezó a atisbar a lo lejos las murallas de la ciudad su desesperación se convirtió en rabia cuando vio el negro humo saliendo de la ciudad. Paró un momento su caballo, al tiempo que alzaba la mano para ordenar que sus hombres pararan también. Por unos instantes su mirada se fue perdiendo en el horizonte, sabía que todo estaba perdido. A estas alturas Juana ya estaría muerta, y poco podría hacer por salvarla. En una de las manos sostenía la rienda del caballo, y en la otra cogía con fuerza la Biblia de Juana, el único bien que conservaba de ella.

La rabia y la furia se apoderaron de Guilles, y fue esta rabia la que le llevo a dar la orden a sus hombres de atacar Ruan. Ya no servía de nada entrar en la ciudad sin levantar sospechas. Guardó la Biblia en el bolsillo de la montura, desenvainó su espada y al grito de
¡Por Juana!, alzó su espada y comenzó a cabalgar hacia Ruan. Todos sus hombre le siguieron, no hacían falta más ordenes, sabían perfectamente lo que tenían que hacer.

Al llegar a la puerta, el intento de ser detenidos por la guardia fue en vano. Uno a uno fueron degollados o atravesados por las espadas de los hombre de Gilles. Cabalgaron por las calles de la ciudad, sembrando un reguero de muerte, de sangre... Nadie escapaba de sed de sangre y venganza de Gilles; hombres, mujeres, niños... Todos morían al paso del escaso centenar de hombres que le acompañaban.
Los gritos que antes eran de júbilo por la muerte de Juana, ahora eran gritos de dolor y luego de silencio. Todos huían sin remedio. Los pocos que podían se escondían en sus casas. Las madres protegían a sus hijos, muchas sin conseguirlo. Los hombres protegían a sus mujeres, pocos lo conseguían.
Para cuando Gilles consiguió llegar a la plaza del mercado, la ciudad ya era un silencio. Apenas se oían unos pocos gritos de dolor en la lejanía. En la plaza ya no quedaba nadie, todos habían huido.
La llama de la inmensa hoguera ya estaba casi extinta, solo un hedor a muerte inundaba el ambiente de la plaza. Gilles bajó del caballo y comenzó a caminar hacia lo que ya eran cenizas. Pisando los restos aún calientes de la hoguera, logró llegar a los pocos restos quedaban de Juana; unos pocos huesos calcinados. Con sus propias manos aún llenas de sangre, revolvió las cenizas con el rostro compungido aunque resignado. Y entre sollozos dijo:

- Esto no es obra de Dios, no puede serlo. Si Dios existiera, no hubiera permitido esto. Solo puede ser obra del mismísimo Diablo, y juro que le pediré explicaciones.

Gilles empezó a caminar con el paso taciturno hacia su caballo, estaba solo en la plaza. Solo un puñado de hombres el observaban en la distancia. Se montó en su caballo y lentamente comenzó a recorrer las calles de Ruan, observando la devastación que había provocado a su paso. Muerte y sangre. Hasta que llegó a la puerta de la ciudad amurallada. Su silueta se perdió por el horizonte, sus hombre se dispersaron. Ahora solo y abatido se dirigía a su castillo, donde comenzaría una vida nueva, en busca de venganza.



Comprar