Españoles... Franco ha muerto

Colección Pantone



Españoles... Franco ha muerto

Colección Pantone

Este libro ha sido publicado tras completar una campaña de crowdfunding.

Mecenas, colaboradores y toda una comunidad de incondicionales dieron su apoyo a este proyecto para que ahora tú, lector, puedas tenerlo en tus manos.

Resérvalo ahora:


Este libro se encuentra actualmente en fase de edición pero puedes reservarlo




SOBRE EL LIBRO


Españoles...Franco ha muerto es el libro de fotografía que nadie había hecho aún. Reúne dos volúmenes, uno con las fotografías de Raúl Cancio y otro con las de Marisa Flórez, figuras clave del fotoperiodismo con cuyas imágenes se puede contar la historia reciente de España.

Tras la gran acogida y la expectación generada por El animal ilustrado de Ricardo Martínez, el nuevo libro de la Colección Pantone es otra apuesta por un material de altísima calidad y una edición de lujo, para crear un libro objeto que hará las delicias de los aficionados a la fotografía, los interesados en la historia de España y los amantes del buen periodismo.



Cada volumen tendrá 200 páginas llenas de fotografías, negativos, hojas de contacto.., y un cuadernillo central en forma de periódico con los detalles, el contexto y la intrahistoria de cada una de las fotos.

Tras el éxito del primer volumen dedicado a las imágenes de Raúl Cancio, con el apoyo de 253 mecenas, llega el segundo volumen con las increíbles fotografías de Marisa Florez.



Sobre la autora


Marisa Florez

Marisa Flórez es una de las primeras reporteras gráficas en la historia de la fotografía española. Fotografió la Transición y la formación de la democracia. Empezó a trabajar en prensa en 1971 con tan sólo 23 años. En 1976 pasa a El País en el comienzo de una etapa de libertad de expresión. Testigo de cambios políticos, con su cámara, Marisa Flórez retrató la flora y fauna del paisaje político del momento. 

Su visión de la política no se limita a los momentos clave de la representación, sino a instantes de tiempo muerto, de distensión. Rompe con la imagen tradicional y preparada que se ofrecía hasta entonces. Composiciones desafiantes que hablan por sí mismas, oportunos encuadres imposibles de conseguir si no estás en el sitio adecuado, en el momento indicado. Nada de llegar y besar el santo, se toma su tiempo para capturar esos momentos, los más reales.

“El fotoperiodismo, a lo largo del tiempo, ha pretendido reflejar la realidad de la sociedad, desde la mirada personal de los profesionales que, a través de escenarios, costumbres y protagonistas, han contado la historia de la vida.”