España desde el bar

Un libro de Joan Planas


  • ¡En imprenta!

    Actualización #6  · martes, 12 de abril
    Tenemos buenas noticias para ti: España desde el bar ya está en imprenta. La semana que viene recibiremos los ejemplares y comenzaremos con los primeros envíos.

    La edición digital está acabada. Joan está revisándola y en cuanto dé su visto bueno la enviaremos en tres formatos (pdf, mobi y ePub) a todos los mecenas que la solicitaron, para que puedan leerla en cualquier dispositivo. 

  • España desde el bar - Última lectura

    Actualización #5  · jueves, 17 de marzo
    Ya tenemos en la editorial las últimas correcciones a España desde el bar. En maquetación ya están haciendo los cambios y probando cómo queda mejor la portada. 

  • Corrección lista

    Actualización #4  · martes, 2 de febrero
    Ya tenemos lista la primera corrección de España desde el bar. Ahora, el texto pasará a la cola de maquetación para que nuestro compañero Álvaro dé forma a los textos y haga la lectura más llevadera.

    Mientras tanto, te invitamos a que des una vuelta por las últimas campañas que hemos lanzado.

  • Avance

    Actualización #3  · miércoles, 16 de diciembre
    A continuación, una de las entrevistas que encontrarás en España desde el bar



    VALLADOLID
     
     

    Sergio (Valladolid, 1988). Periodista y músico.
    Daniel (Valladolid, 1989). Camarero.
    Ove (Valladolid,1984). Ingeniero técnico.
    Hugo, (Lugo, 1977). Comercial.
    Mario (Valladolid, 1969). Camarero nocturno.

     
    —Siempre ha habido bastante diferencia entre Valladolid y León. Se dice puta Valladolid puta León, de toda la vida. Siempre ha sido así, un tira y afloja.
    —Valladolid es la capital de Castilla y León, entonces la mayoría de los recursos se quedan aquí y claro, Salamanca y León…
    —Yo creo que un adjetivo que nos puede definir es elegancia y fríos.
    —Sí, ser frío, ser borde y seco refleja elegancia. Tenemos fama de ser fríos, pero son tres chupitos, dos cañas y hablamos de lo divino y lo humano.


     
    Así es Valladolid
     
    —Aquí no tenemos nieve pero tenemos niebla noventa días al año; te cuesta ver a la gente y es como que vas a tu rollo.
    —Para que te hagas una idea de que es cierta esa afirmación, en cualquier negocio piloto que quieran implantar en España, se prueba en Valladolid y en Zaragoza. Si funciona aquí funciona en el resto de España.
    —Somos un público exigente.

     
    Cuando en el extranjero te preguntan: ¿Eres de España?, y te dicen ¿de Sevilla?, pues no, 
    ¿Madrid?, no, ¿Barcelona?, no, ¿Bilbao?, no, no y no. En el norte, al norte de Madrid y al oeste.

     
    —Hay mucha diferencia entre los pueblos y la capital.
    —A veces vas a un pueblo y estás más a gusto que en brazos, en cinco minutos conoces a todo el pueblo.
    —En los pueblos son muy cotillas.
    —Y en Valladolid también: somos porteras.
    —Eso no solo los de castilla, eso lo es todo el mundo. En Extremadura que hace bueno todo el verano se pasan el día sentados en la puerta a ver quién pasa y quién no.


     
    Norte y sur
     
    —De Madrid para abajo son totalmente distintos, son mucho más abiertos, más hospitalarios en un primer momento.
    —¡Falsos! A la hora de hablar puedes hablar antes con uno del sur que del norte, pero pienso que siempre tendrás amigos más sinceros y más directos en el norte que en el sur.
    —Más duraderos, amigos de verdad, que se mantienen toda la vida.

     
    En el norte diferenciamos mucho entre conocidos y amigos, ¿pero ese es amigo tuyo?, 
    no, es conocido, y lo dejas bien claro. En otras zonas de España es como que de repente 
    dicen amigo y todo el mundo acepta que es amigo, y a lo mejor lo conocen de una semana. 

    Aquí nos cuesta más pero luego creo que la entrega es más completa.

     
    —No he trabajado en el sur, entonces no te lo puedo decir si son vagos, de todas maneras están tan mal las cosas en todos los sitios que casi no hay trabajo en ningún lado.
    —Yo he trabajado en el sur y cuando más al sur menos se trabaja, en Canarias no se trabaja nada.
    —¿Pero no se trabaja nada o en un ritmo distinto?
    —En un ritmo distinto, pero lo que hace un trabajador aquí, allí hacen falta tres. En vez de un camarero contratan tres.
     
    —Antes había muchas dificultades para conocer España. Mis abuelos se iban de vacaciones de Madrid a Asturias y tardaban tres o cuatro días para llegar. Ahora más o menos todos hemos viajado; has ido a Andalucía, al norte, al este, al oeste y tú tienes tu propia opinión. Luego te contarán lo que quieran, pero cada uno puede tener una opinión super formada de lo que hay en cada sitio.
    —Es muy difícil pues somos un grupo muy heterogéneo en España. Te vas a Galicia y es totalmente distinto a Murcia ¿Qué se parece un gallego a un murciano? Entonces definir a un español ¡Buf! Es que en realidad somos como un compendio de naciones dentro de un estado, entonces… ¿Deberíamos ser una federación?


     
    Independencia
     
    —Voy a hacer esto porque a mí me da la gana porque soy Cataluña. No, tú eres parte de España, punto pelota.
    —Hay un derecho internacional, que es el derecho de libre determinación, que está por encima de la Constitución que defiende que tú, como pueblo, puedes decidir qué quieres ser y qué no. Entonces lo que está haciendo el estado español contra Cataluña es saltarse ese derecho internacional.
    —Dejan de ser españoles si se independizan.
    —Que seas catalán no impide que puedas ser español a la vez, puedes tener la doble nacionalidad, y eso dentro de la independencia de Cataluña se está planteando.
    -¡Buah!

     
     
    Yo considero que si a mí me viene alguien de Andalucía, de Galicia, de Catalunya, de Baleares
    o de Canarias a decidir lo que la mayoría de Castilla y León quiere hacer con Castilla y León,
    es una injusticia, por eso entiendo los catalanes que quieran decidirlo.


    Euskadi, no digas País Vasco.
     

    —Por ejemplo, si Castilla y León quiere independizarse con el antiguo Reino de Castilla, La Rioja, Cantabria, Madrid y Castilla la Mancha. ¿A ti te gustaría que te dijesen que no puedes hacerlo porque tiene que votar un catalán o un murciano, que a lo mejor no ha venido aquí en su vida?
    —Que una comunidad se separe conlleva unos beneficios o perjuicios para el resto de españoles, entonces por qué unos tienen que decidir algo que a mí me puede perjudicar o beneficiar. Yo quiero decidir también.
    —¿Pero por qué tienes que decidir por otras personas?
    —¿Pero por qué otras personas van a decidir si esas empresas, esa salida al mar, esa frontera con Francia?
    —Pero eso no te pertenece, están hablando de ellos, son los que viven allí, quien vive en esa tierra tiene bastante más derecho que el que no vive allí.
    —Llevamos muchísimos años siendo España.
    —Y otro tiempo que no.
     
     
     
    Fueros vascos

    —Eso viene de la pantomima del estado de las autonomías. Cuando haces un estado de las autonomías que no es ni un estado centralista ni un estado federal, una especie de acuerdos, encaje de bolillos, el fruto es ese: la desigualdad. Porque realmente no tienes un estado federal en que cada autonomía tiene realmente autonomía, ni tienes un estado centralista porque transfieres competencias, de tal manera que deriva en la injusticia, porque no está igualmente repartido. Los catalanes no tienen los mismos derechos que los murcianos, que los gallegos, que los vascos, que los madrileños, ¡pues no es justo!
    —¿Por qué Navarra y País Vasco lo tienen, y Cataluña que lo pide no se lo dan y Castilla y León no lo tiene?
    —Pues porque Castilla y León no lo pide.
    —Pero Cataluña sí, y no se lo han dado.

     
    No creo en las autonomías, las anularía, y a muchos de los ayuntamientos también,
    y el Senado me lo cargaría, me cargaría un montón de gente que están cobrando del
    estado, que están gorroneando del estado. El senado es un cementerio de elefantes
    de gente que ha estado de diputados y están allí tocándose la mandanga.

     
    Políticos

    —Creo que España está teniendo muchas políticas que no son democráticas. Creo que mucho viene dado porque, en la transición, fue como un parche que pusieron allí, que se vendió como la panacea española. Y creo que en realidad no se ha hecho bien, no estamos en un estado democrático como debería ser.
    —España no es una democracia porque aunque votes todos los años no tienes poder. Una democracia no significa solamente poder votar, una democracia significa también que todos somos iguales y no lo somos. Hace falta abrir cualquier periódico para darse cuenta que no todos somos iguales.
    —¿Y hay algún país que consideres democrático?
    —No me vale como excusa que otros tampoco.
    —La igualdad es imposible, es una mentira que nos venden. Aunque todo el mundo tuviera lo mismo, un coche una casa, cien euros, pasado mañana vuelves a no ser igual, porque uno a vendido el coche, el otro se le ha estropeado, el otro se ha gastado los euros en whisky, el otro en comprarse una licencia de taxi, entonces ese va a ganar más, y dentro de dos años ya no vas a ser igual otra vez.
     
    —En mi vida no he visto a España peor que ahora mismo, y tengo cuarenta y cinco años. Y no me gustaría salir otra vez a la calle y pegarte un tiro a ti, porque tengas otra ideología, otra idea de pensar.
    —Yo no creo que en el caso que ganase Podemos acabarían así las cosas.


     
    Medios de comunicación

    —Los medios no están politizados, están economizados. Si los intereses económicos de según qué grupo editorial dicen tal, se dice arriba España, si te compensa más decir viva la república, pues viva la república.

     

    Monarquía
     
    —Yo soy republicano.
    —Y yo soy facha ¿qué pasa? Aquí hay una monarquía institucional y hay mucha gente que está en contra, pero ¿y qué ponemos ahora mismo? Es que no se que poner. 
    —Depende de la república que me vayas a proponer me quedo con la monarquía. Pero que haya un tío que sea el Rey porque el padre de su padre, del abuelo de su padre, que en la batalla de no sé quien… A mí me da muchísimo por el saco que haya que mantener, ya no a él, a toda la panda de vagos y chorizos que vienen detrás.


     
    Nacionalismo
     
    —Creo que siendo de Cataluña, de Euskadi o de donde sea, no creo que nadie se sienta no español.
    —Qué cojones, mucha gente.
     
    —Tú te sientes de tu tierra, gallego, andaluz, y España simboliza otras cosas distintas que no tienen nada que ver con las que tú sientes.
    —¿Y Galicia qué es? Parte de España.
    —Pero eso es porque alguien se le ocurrió decir que todos éramos una nación. Es algo inventivo. De la misma manera tienes el mismo derecho a decir ¡pues no!, yo me siento gallego. ¿Por qué? Pues porque es mi tierra. Igual que tú te has inventado la nación de España yo me invento la mía que es Galicia y yo me siento de ella.
    —¿Pero si esa parte, que es Galicia, es parte de España?
    —Tú eres lo que tú sientes.
     
    —Para mí la bandera de España y sentirse español, por equis cosas y equis años significa algo bastante peyorativo desde mi punto de vista, y que a mí en absoluto me representa por lo que se entiende ser español, y por lo que ciertos sectores han adoptado por ser español, y por lo que esa bandera ha significado. A mí me han robado la palabra España incluso me han robado la bandera, ni siquiera puedo sentirme identificado diciendo soy español porque tiene ciertas connotaciones. Porque en este país durante muchos años ha sido así, y después de que muriera Franco mucha gente que dice yo soy español significa…
    —Ser facha.
    —Entonces yo, que soy español, obviamente no soy belga, decir soy español y llevar la bandera de España realmente me cuesta porque me lleva a que ciertas personas se adueñaron de eso, y yo quiero volver a decir soy español y sentirme orgulloso, porque no soy de otro lado.
     
    —Uno es de donde pace y no de donde nace.
    —Yo nací en Lugo y llevo treinta y cinco años viviendo aquí, y con la coña digo que soy gallego pero la realidad es que yo soy de aquí.


     
    Fachadolid
     
    —Aquí somos Fachadolid, hijo mío. Y no tengo ni puta idea de dónde viene.
    —De unos asesinatos que hubo en los años ochenta y salió en la revista Interviú, y se le bautizó como Fachadolid.
    —Pero de todas maneras creo que es un apodo totalmente falso.
    —En esta ciudad fue alcalde un hombre del PSOE durante veintiynosecuantos años.
     
    —Me considero muy facha, he sido siempre de ultraderecha. Mis padres no son de ultraderecha, más bien democráticos y más del centro, pero bueno… Ahora mismo el fascismo, el nazismo, el comunismo, el socialismo no es lo mismo que hace casi cincuenta años, es totalmente diferente, puedes tener una idea sobre lo que ha sido y sobre eso haces tu propia ideología. Pero yo ahora mismo hablo con todo el mundo, hace tiempo que dejé la pistola y la navaja en casa.
    —Jajaja
    —Es coña, es una forma de hablar. Pero yo recuerdo aquí que a los rojos se les pegaba por las calles, por los grises, y eso lo he visto yo. Pero ahora mismo estamos hablando aquí tranquilamente y cada uno tenemos una forma de pensar y de estar, pero estamos a gusto.


     
    Machismo

    —Creo que no somos machistas en España, a lo mejor en generaciones de gente más mayor sí.
    —En mi casa mi madre siempre ha mandado.
    —Sí, pero en casa.
    —Hemos evolucionado, no creo que seamos machistas.
    —En los pueblos más cerrados a lo mejor si siguen siendo machistas, pero eso ya está en peligro de extinción.


     
    Corrupción

    —La picaresca siempre ha sido española, probablemente sean tópicos pero en Alemania tú defraudas y tu vecino te denuncia, cosa que aquí el que puede escaquea una factura, o te empadronas en no sé donde para que te salga más barato no se qué.
     
    —Los españoles creo que somos muy distintos del resto del mundo. Dicen que tenemos que seguir el modelo de Finlandia, de Dinamarca, pero no puedes, porque allí tienen un montón de impuestos porque muy pocos defraudan, aquí casi todo el mundo defrauda. Y ese es el problema de España, hay que hacer un modelo con respeto a eso, es decir con gente que vaya persiguiendo a los cabrones que defraudan.
     
    —La educación que uno tiene no es lo que te han dado en el colegio, es en casa, en el parque y en todos lados.


     
    Empresarios
     
    —Hay empresarios buenos y malos. Somos uno de los países que más cobra impuestos a los empresarios.
    —No es lo mismo cobrar mogollón de impuestos a un tío que tiene una frutería o un bar, que los que les cobras a un tío que tiene una constructora que factura no sé cuantos miles de millones.
    —Se os llena la boca de igualdad, pero cuando hablamos de cobrar, entonces no porque como tú tienes más tu pagas más.
    —Eso es igualdad.
    —Igualdad es que seamos todos iguales. Que todo el mundo dé un 5% de lo que gane, pero no, si ganas más, das más. La igualdad os la estáis saltando.
    —Te pongo un supuesto: aquí hay un muro, el muro mide 1’90 y todas las vistas que hay detrás yo las puedo ver porque mido lo mismo, pero hay una persona que mide 1’50 que no puede verlas, entonces a ese habrá que ponerle un banzo de cincuenta centímetros para que vea lo mismo que yo. A mí la igualdad me parece eso, porque me está dando las maneras de que veamos lo mismo.
    —Si tú te has currado tu empresa durante equis generaciones, porque te has currado tu trabajo, con tu gente, con tu familia ¡coño!, me lo he currado, ¿por qué tengo que pagar más?
    —A un tío que cobra mil euros no le vas a cobrar lo mismo que uno que cobra doscientos mil.
    —¿Pero por qué, si somos todos iguales? Yo he arriesgado mi dinero; me podía haber quedado en la calle.
     
    —Está mal visto el empresario porque se le relaciona con el fraude, la explotación del trabajador.
    —Se le relaciona con que él cobra cien y el currito que es el que realmente saca el trabajo adelante cobra uno.
    —Cojonudo, pues que coja el currito y monte la empresa, ¡cojón!
    —¿Y todos los curritos tienen las mismas oportunidades para montar una empresa?
    —Amancio Ortega empezó montando su tiendita y ahora tiene lo que tiene.
    —Desde que nacemos no todos tenemos las mismas oportunidades. Mis padres tienen un dinero y con ese dinero me pueden dar una educación distinta que otros padres que a lo mejor tienen más o menos dinero, estás influenciado desde que naces.


     
    Funcionarios

    —Faltan un ochenta por ciento de funcionarios.
    —Sobra el treinta por ciento de los funcionarios.
    —Funcionario significa servicios públicos, entonces yo quiero que haya un ochenta por ciento de los trabajadores en este país que sean funcionarios. Eso quiere decir que un ochenta por ciento de la gente está trabajando para dar servicios a su pueblo.
    —Creo que hay un montón de puestos duplicados. Creo en cobrar por la productividad, y los funcionarios por su estatus no producen, para mí es un gasto mucho más grande de lo que produce.
    —Pero el problema entonces no es que haya más o menos funcionarios sino que haga mejor o peor su trabajo. Tiene que haber medios para controlar a los funcionarios.
     
    No es lo mismo un funcionario administrativo, que a lo mejor haya
    dicho que quiere estar aquí para tener un trabajo fijo y tener una
    vida acomodada, que un médico. Un médico es un funcionario
    que normalmente tienen una vocación.
     


    Marca España
     
    —Aquí no hay flamenco.
    —El flamenco y los toros es algo que se vende para el turismo.
    —Es una cosa que se vendió.
    —Fíjate si se vende aún, que por ejemplo bodegas Torres, que está en Cataluña, para vender a Japón le ponen un torito de cristal, y como es un torito pues venden la de dios.
     
    —Aquí sales en la calle y no oyes saetas como en Andalucía, aquí oyes jotas.
    —En cada zona de España tenemos nuestras idiosincrasias de las formas de ser de nosotros, pero dentro de todo eso yo me siento español.
    —¿Pero te sientes representado por el toro, la botella de Tío Pepe?
    —Sí, sí, y me gusta.
    —Yo no, me parece un poco la época de Alfredo Landa. ¡A por las suecas!
     
    —España no es solo el toro y el flamenco, es muchísimo más, y la sardana.
    —Pero tú le hablas a un sueco de sardanas y te dice ¿de qué me estás hablando? Pero le dices flamenco y te dice ¡Olé! ¡Olé! y te da palmas.


     
    Toros
     
    —Considero la tauromaquia un arte. Para mí un toro bravo donde tiene que morir es en la plaza. ¿Matar un animal que no se pueda defender? Coño, estás jugando con un bicho de seiscientos kilos.
    —Es bastante desigual la pelea. Me parece una barbarie que se viste de cultura. La gente disfruta de ver sufrir a un animal, y cuanto más disfruta mejor. Y es un chiringuito donde hay un montón de dinero.
    —Se invierte más en tauromaquia que en cultura. Es una tradición pero en los tiempos que corren hay que cambiarlos. Antes la esclavitud se veía bien, pero han cambiado los tiempos.


     
    Religión

    —El gobierno está influenciado por los dogmas de la iglesia católica.
    —Solo hay que ver el dinero que se llevan, no te jode.
    —Es que la iglesia es una empresa, muy grande y muy antigua.
    —La mayor del mundo.
    —Y juegan con los sentimientos.
    —Y no solo la iglesia católica.
     
     
    La España mayor de 50 años es muy religiosa y la menor
    de 50 años según bajas de edad cada vez menos.
     

    —España es muy religiosa, hay mucha tradición de religión por Dios. Yo soy cofrade de Nuestra Señora de las Angustias desde los 6 años y tengo 45. 
    —¿Cuántas veces vas a misa?
    —Pues casi todos los domingos.
     
    —La religión encarna unos valores que no tienen absolutamente nada que ver con los valores reales de la gente. Y no solo valores, unas tradiciones, unos dogmas…
    —Tiene unas exigencias de forma de vida que ya la gente pasa.
     

    La religión nació para explicar cosas que la gente que no tenía educación
    no entendía. Y creo que no ha sabido evolucionar con la gente. La gente
    cada vez tiene más educación. Ahora no estamos en el momento de
    seguir cosas de hace dos mil años.


     
    Fútbol
     
    —Es el circo de los romanos, ellos te daban pan y circo y aquí te dan fútbol y reality shows.


     
    España
     
    —Nos llevamos mal entre comunidades y países. Entre Francia y España se llevan mal, y Dinamarca y Suecia se llevan a matar. Las comunidades igual, Valladolid con Burgos, Cádiz con Málaga, Coruña con Vigo...
    —Luego es curioso, entre grupos de amigos que están enfrentados si hay uno del pueblo de al lado que se mete con esos, vas a defender a los que en realidad son tus enemigos.
    —Yo le arranco la cabeza, ¡tu no!
    —Y eso pasa en barrios, ciudades, comunidades, países.
    —Eso pasa a nivel mundial.
    —Somos seres humanos, es innato entre nosotros llevarnos mal y matarnos. Desde que el hombre es hombre, lo primero que pensamos era afilar un palo para pegar un lanzazo al del frente.
     
    —El mundo es muy grande, pero de lo que he visto no cambio España.
    —Pues yo de lo que he visto me hacen dudar. En Ecuador no me faltaba nada.
    —De todas maneras tú has estado de voluntariado, no has estado trabajando como ellos.
    —Pero veía cómo viven y pensaba, me busco un trabajo aquí y vivo mejor que en España.
    —Joder he nacido aquí, estás son las calles que he recorrido, que serán muy bonitas las de allí, pero prefiero intentar luchar para que esto salga.
     

  • El 'encierro' de Joan

    Actualización #2  · martes, 10 de noviembre
    Queríamos informarte de las últimas novedades de España desde el bar. Hace unos días hablamos con Joan Planas para ver cómo iba con el texto y las imágenes del libro. Nos comentó que seguía transcribiendo entrevistas y que este proceso continuaría durante el mes de noviembre. Nos dijo incluso que se había encerrado en casa para poder acabar este trabajo lo antes posible. 

    En la editorial tenemos ya ganas de poder echarle un ojo a las entrevistas y ver el resultado de un trabajo en el que un catalán ha recorrido España de bar en bar preguntando a los ciudadanos qué piensan y sienten sobre España. 

167 apoyos
Objetivo: 150
Un proyecto de Joan Planas con el apoyo de 158 mecenas

Este libro consiguió los apoyos necesarios el 26 de junio de 2015
6€

68 mecenas

Ebook. Recibirás en tu correo electrónico el libro en formato digital

+ Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

18€

55 mecenas

Libro en papel

+ Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

20€

19 mecenas

Libro en papel + ebook

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

28€

10 mecenas

Libro en papel + ebook

+Firma y dedicatoria del autor

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

RECOMPENSA
AGOTADA
35€

3 mecenas

2 ejemplares en papel + ebook

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

45€

3 mecenas

2 ejemplares en papel + ebook

+Firma y dedicatoria del autor

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

60€

1 mecenas

2 ejemplares en papel + ebook

+Firma y dedicatoria del autor

+Copia del manuscrito con las correcciones de la editorial

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

55€

2 ejemplares en papel + ebook

+Firma y dedicatoria del autor

+Pruebas de imprenta

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro

99€

2 ejemplares en papel + ebook

+Firma y dedicatoria del autor

+Manuscrito ORIGINAL con las correcciones de la editorial

+Tu nombre en una de las páginas de cortesía del libro