La sencillez del ginkgo



La sencillez del ginkgo

Este libro ha sido publicado tras completar una campaña de crowdfunding.

Mecenas, colaboradores y toda una comunidad de incondicionales dieron su apoyo a este proyecto para que ahora tú, lector, puedas tenerlo en tus manos.

Resérvalo ahora:


Este libro se encuentra actualmente en fase de edición pero puedes reservarlo




SOBRE EL LIBRO


La Sencillez del Ginkgo narra la historia de Shizuka, una joven nacida en el seno de una familia que regenta un dojo de artes marciales en Tokio. Es educada bajo la más estricta tradición japonesa para ser la perfecta esposa: ikebana (arreglos florales), ceremonia del té, caligrafía y tareas domésticas… 

Ilustración: Isabel Coveñas Ortiz (RaenbowArtist)

Pero su padre decide enseñarle el arte del aikido, sin olvidar en ningún momento su inferioridad por el hecho de ser mujer, quitándole el derecho de ascender de grado en esta disciplina.

Sin embargo, al acudir a los exámenes nacionales en Kioto y ver a una joven kendoka, Tsubaki (protagonista de Cuando lloran los cerezos, anterior novela de la autora), demostrando toda su valía siendo una mujer entre hombres, decide enfrentarse a su padre para que se reconozca su talento y su libertad

Una libertad que coincide con los bombardeos de napalm sobre Tokio y las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

Ilustración: Isabel Coveñas Ortiz (RaenbowArtist)


Sobre la autora


Inma Martín Del Campo

Inmaculada Martín del Campo nació en Madrid en 1984. En el 2005 termina la carrera de Cinematografía especializada en Guión de Cine y Televisión y recibe su titulación como profesora de Kundalini Yoga, disciplina que llevaba practicando desde los quince años, y comienza su andanza como instructora. De esta experiencia surge Medita y sé feliz, su primer libro, un manual de meditación.

En cuanto a obras de ficción, ha publicado 13 Cuentos Misceláneos, un pequeño libro de microrelatos que abarcan desde la fantasía, el terror y la espiritualidad; 13 Escalofríos, un libro de relatos de terror con ilustraciones de Julio Cebrián; y la novela Cuando Lloran los Cerezos, una obra llena de espiritualidad, amor y artes marciales en el Japón de la Segunda Guerra Mundial, y con la cual La sencillez del ginkgo, sin ser continuación, sí que tiene algún personaje común.