Sobadoras de anchoa
Este libro ha sido publicado tras completar una campaña de crowdfunding.

Mecenas, colaboradores y toda una comunidad de incondicionales dieron su apoyo a este proyecto para que ahora tú, lector, puedas tenerlo en tus manos.

Ver campaña de crowdfunding

Colección Fuera de colección


¿Has encontrado alguna errata en este libro?

¡No somos perfectos!
Es posible que hayamos pasado por alto alguna errata en el texto.

Lector, si has encontrado algún error, ayúdanos y lo corregiremos.
Definición de errata
¡Muchas gracias!
Revisaremos tu correción y aplicaremos los cambios necesarios.
Tu email
Página (en papel)
Transcribe el original
Sugiere una corrección


Sobadoras de anchoa

Colección Fuera de colección



Colaboradores de este libro

Corrección
Juan Fernández Rivero
Corrección
Sandra Soriano
Corrección
Juan Francisco Gordo

Sobre el libro




PRÓLOGO DEL LIBRO 

Esta es la historia de un pueblo contada a través de sus protagonistas. Mujeres que trabajan o han trabajado en las fábricas de conservas de Santoña, honrando un oficio que se transmite de generación en generación. Historias de mujeres con cuarenta y cincuenta años de vida laboral, cada uno de ellos tallado en sus rostros, que empezaron desde muy niñas para ayudar en casa, entregando siempre el dinero a sus madres.

Mujeres que mantenían la casa con su sueldo cuando los hombres no podían salir a faenar, que criaban a sus hijos con la ayuda de la familia y convertían las horas libres en horas extra para llegar a fin de mes. El matriarcado santoñés que ha sostenido la economía del pueblo durante más de un siglo.

Vidas de sacrificio y esfuerzo, de privarse de todo para dárselo a su familia, de soportar larguísimas jornadas laborales en condiciones muy duras. Mujeres de cuyos labios salen las quejas justas, pero abundantes recuerdos de amistad con sus compañeras y amor a un trabajo del que se sienten orgullosas.

Numerosas anécdotas, nombres relacionados con la conserva que hay que seguir nombrando para que no se pierdan, historias y lugares que debemos preservar. El relato coral de un pueblo pesquero y trabajador, contado a través de la vida de treinta y cinco de sus protagonistas.

Ellas explican mejor que nadie el oficio, la evolución que ha experimentado, los cambios en la producción, el ambiente en las fábricas, y cómo el pueblo ha vivido siempre en torno a lo que pasaba en el muelle. Mirando al mar y esperando a que sonara la sirena de la venta para despertarse.

Representan lo mejor de nuestro pueblo, y son las responsables de que las anchoas de Santoña sean conocidas y apreciadas en el mundo entero. Leyendo sus historias aprenderemos a valorar más lo que cuesta hacer un octavillo. Ellas son las manos que hacen la anchoa. Manos de mujeres que tienen mucho que contar.

IMÁGENES DEL LIBRO 





Sobre el autor


Santoñismo

Este libro lo ha escrito un pueblo.

Lleva la firma de los hombres y mujeres de Santoña y el espíritu de santoñismo: un modo de vida y sentimiento compartido por los que hemos nacido o vivimos aquí y los que, cada vez en mayor número, nos visitan.

Santoñismo es una comunidad muy dinámica y en constante crecimiento, que defiende una forma de vida ligada al mar y la naturaleza, al disfrute de la buena gastronomía, y a las costumbres y tradiciones de un pueblo pesquero y trabajador, orgulloso de su historia.

En pocos meses de vida estamos poniendo en marcha diferentes proyectos e iniciativas para dinamizar el pueblo y promover la imagen de Santoña. Nos enorgullecen especialmente los vinos Babor y Estribor, que maridan con la anchoa, y el proyecto de recuperación del vino que se hacía en Santoña a principios del siglo pasado.

En Sobadoras de anchoa hemos puesto toda la emoción del mundo y muchas horas de trabajo. Les debíamos este homenaje.




Por qué apoyar el libro


Porque es el primer libro que reconoce el trabajo duro de las mujeres de las fábricas y su contribución a la excelencia de la anchoa. Porque lo vamos a hacer con todo el cariño y respeto hacia lo que las sobadoras de anchoa representan.

Porque es un cuidado libro fotográfico que incluye treinta y cinco historias personales, vivencias, recuerdos, sufrimiento y, sobre todo, el sentir de las mujeres santoñesas que en algún momento de sus vidas se han dedicado a la elaboración de la anchoa del cantábrico.

Porque apoyar este libro es una forma de devolver parte de lo que recibes cuando degustas una lata de anchoas de Santoña, contribuyendo a este merecido homenaje a las mujeres que lo hacen posible.