Uno dos, Estrella



Uno dos, Estrella

Este libro ha sido publicado tras completar una campaña de crowdfunding.

Mecenas, colaboradores y toda una comunidad de incondicionales dieron su apoyo a este proyecto para que ahora tú, lector, puedas tenerlo en tus manos.

Resérvalo ahora:


Este libro se encuentra actualmente en fase de edición pero puedes reservarlo




SOBRE EL LIBRO


Decir de qué van los textos de Uno dos, Estrella es como intentar definir por qué hay días en los que te sientes especial cuando aparentemente no hay motivos para ello. Son poemas en los que no sólo vive el autor —de hecho, él sólo pasaba por allí—, sino también una serie de personajes que conforman una galaxia llena de ritmo

Ese ritmo es agitado y suave, amable y áspero. Te vas a encontrar con personajes familiares y, a la vez, algo raros, con las diferentes versiones de ti mismo que llaman a tu puerta cada día, con paisajes en los que has estado o en los que desearías estar. 

En Uno dos, Estrella hay voces de todo tipo: desde expertos en agujas a mujeres que se ven a sí mismas en cada una de las cosas que miran. Hay aquí mucha gente que busca llamar la atención, sus quince segundos de gloria o que simplemente les entiendan. Hay un príncipe como de cuento que no sabe si atravesar una línea o quedarse donde está; hay un fantasma enemigo de las lavadoras y hay un monstruo que no sabe lo que quiere.

Uno dos, Estrella va del mundo en el que vives, sí, pero, sobre todo, del mundo en el que te gustaría vivir, del mundo por el que pasas de puntillas cuando duermes: es como una fiesta de partículas centelleantes, hombres que no pueden evitar hablar y mujeres que no saben si han sido invitadas o no.



Sobre el autor


Marcos García Barrero

Marcos García Barrero es un actor que escribe y un escritor que canta. Un cántaro que de tanto ir a la fuente acabó conociendo a gente estupenda. Esa fuente, o esa gente, era un camino y ese camino estaba bien. Empezó tallando piedras en Asturias. Quería darles una forma original y rompió el molde. Un día dejó las herramientas, se fue a un teatro y se puso varias máscaras: una era la del actor, la otra la del escritor, la siguiente la del bailarín y la última la del cantante. 

Estudió Arte Dramático en la RESAD (Madrid) y fundó, con dos socios más, la compañía Metatarso Producciones. Escribió su primera obra teatral, Que al fin respire, en Inglaterra, y a su vuelta a Madrid se adentra en la performance, el happening y el stand-up comedy con la compañía Snomians. 

El dominio de las nuevas herramientas que fue atesorando con los años le llevó a fundar, con la improvisadora y compositora Chefa Alonso, Menuda Compañía. Este fue el lugar desde el que Marcos García Barrero lanzó los textos de Uno dos, Estrella al público del teatro.