Noelia de la Flor Ruiz

«Little Oli»

499 palabras
4 minutos
16 lecturas
Inspírate en el estilo de Dickens para contar una historia protagonizada por un niño o niña de la calle.
b4e0db4f2d6dcf91903f2a5d5766853541b36a00.jpgCon cuatro relojes robados aquella mañana, junto a dos billeteras y una petaca de plata, regresó a casa. No estaba mal, pero había tenido días mejores. Charles, Fergus y Benjamin, sus hermanos, jugaban a las cartas.
—¡Ey, Oli! Ven a jugar con nosotros. Necesitamos ser cuatro.
—¡Jolines, Ben! Sabes que en casa quiero que me llaméis Olivia.
O-L-I-V-I-A
—Pero renacuajilla, si sabes que eres la princesa de la casa, ¿qué más te da?
—Pues, pues... Que yo quiero vestir como las otras niñas y tener el pelo largo para hacerme coletas.
—Y yo quiero ser rico —dijo Charles, levantándose de la silla—. Pero somos pobres, y lo que haces tú, antes lo hicimos nosotros. Ahora somos demasiado mayores y no pasamos tan desapercibidos. Yo hasta tengo barba... 
Olivia tocó la cara de su hermano. Raspaba ligeramente. Charles tenía diecisiete años, Fergus quince, Benjamin catorce... Ella casi siete. Su madre murió al alumbrar a la pequeña, y el padre amaneció tres años después, flotando en el Támesis tras otra noche de borrachera, gastando lo poco que que ganaba, y retozando con alguna señorita del lupanar. Insustancial muerte para alguien que nunca se preocupó por sus hijos, abocados
a mendigar y a robar para subsistir. Hacían pasar a Olivia por chico, menos peligroso que siendo una chica. A ojos de todos, Oli era un ratoncillo que se escabullía entre la gente. Simpático y con cara de pillo, siempre salía airoso.
Al día siguiente, el bolso de una joven dama vestida de azul, llamó su atención. Al meter la mano en él, la chica se volteó y Oli tropezó y cayó, quedando inconsciente. La joven llamó a su padre, que salía de casa.
—¡Papá! Choqué con este niño y no se mueve. Debemos ayudarle.
—¿Y el almuerzo con tu prometido y sus padres?
—Se anula. Ya lo entenderán.
Su padre y el mayordomo cargaron con el niño. Había caído en un charco, calándose hasta los huesos. 
Mary, la joven dama, llamó a Dorothy, su asistenta, para despojar a Oli de su ropa. Las dos se miraron extrañadas porque no esperaban encontrarse con una niña. Entonces, recordó que guardaba algún vestido de su prima Cornelia, más o menos de la edad de aquella criatura. Oli entró en calor y empezó a recuperarse. Aún algo aturdida, tomó un delicioso caldo caliente. Pero entonces, al verse en aquella enorme casa llevando precioso vestido de flores, entró en pánico y salió corriendo. Sus hermanos la encontraron a dos calles, preocupados por su tardanza. Mary salió corriendo tras Oli y vio a los cuatro, viéndose obligados a contar la situación.
Conmocionada, Mary les invitó a comer a su casa, donde pasaron una agradable sobremesa. Al despedirse, Mary tomó la mano de Oli para entregarle un saquito de cuero. Cuando lo abrió en casa, Olivia encontró varias monedas de oro y una nota:
«Estas monedas os ayudarán a empezar una nueva vida. Venid todos el próximo lunes. Tendréis estudios y trabajo asegurados.
Mary Blossom».
Noelia de la Flor Ruiz
https://conzetadezombi.blogspot.com/ N. de la Flor Ruiz, Lérida 1975. 
Libra con ascendente…
Miembro desde hace 1 año.
78 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
elinsurgentecalleja
07 mar, 19:00 h
Maravillosa historia, descriptiva y enternecedora.
Mágico final!
Te diré Noelia, que mi relato, es muy diferente, pero con un final pareado.
Saludos Insurgentes
Noelia de la Flor Ruiz
07 mar, 19:47 h
Gracias Insurgente.
Quería, sobretodo, darle un final feliz a la historia, que bastante desgracia tenían los hermanos.
Mila Clemente
09 mar, 01:32 h
Bonita historia ☺️👏👏
Noelia de la Flor Ruiz
09 mar, 07:31 h
Gracias 😊🌻
Carmen Domingo Sanchez
10 mar, 23:30 h
Precioso relato.
Noelia de la Flor Ruiz
10 mar, 23:32 h
Gracias 🌻
Rodelvalu84
13 mar, 16:21 h
¡Qué buen final!
Noelia de la Flor Ruiz
13 mar, 20:03 h
¡Gracias, Ro!
Otras historias participantes en este reto
  • «Luz verde» , de Mikel M Leer »

  • «La coleccionista de espacios vacíos» , de Puri Escuredo Leer »

  • «Algún día la gente sabrá de ti» , de Rodelvalu84 Leer »

  • «¿Quién mató a Harry Wilson?» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «MIGA DE PAN» , de Daniel González Irala Leer »

  • «Rumbo a Calima*» , de Beggar Mayo Leer »

  • «Cambio de rumbo» , de Juan Adalid Leer »

  • «OLIVIA Y DAVID» , de Mónica Solís Servert Leer »

  • «¿Destino, karma?, ¿Tú que piensas?» , de Nía F. L. Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!