Azul vivo

Azul vivo

En nuestras manos

Este libro ha sido publicado tras completar una campaña de crowdfunding.

Mecenas, colaboradores y toda una comunidad de incondicionales dieron su apoyo a este proyecto para que ahora puedas tenerlo en tus manos.




SOBRE EL LIBRO


Azul vivo, con tu apoyo, se convertirá en un libro de divulgación sobre los acuarios: su historia, su evolución, el impacto que han producido -tanto en el buen sentido como en el menos bueno- y cómo debemos entenderlos en el presente, más allá del sensacionalismo y las opiniones extremadamente polarizadas.

Las buenas intenciones pueden acabar en consecuencias inesperadas si no se tiene la información adecuada. Los cetáceos -y los delfines especialmente- son criaturas que llaman la atención de la gente y despiertan fuertes sentimientos de simpatía, por lo que resulta fácil guiar las opiniones al blanco o negro a través de esos afectos. Sin embargo, pararnos a pensar en frío y analizar la situación al final se convierte en un acto de amor por los animales mucho mayor


En este proyecto, la autora analiza todos los grises que rodean la polémica de los acuarios, exponiendo las diferencias entre los acuarios modernizados y los que aún siguen métodos antiguos

Este trabajo se articula con el convencimiento de que el conocimiento de las metodologías utilizadas en los acuarios que podemos visitar como como turistas puede marcar la diferencia y que, lejos de un esfuerzo desproporcionado, es una oportunidad de colaborar con la conservación de la naturaleza y el bienestar de los animales.


Sobre la autora


Ana Jiménez Cáceres

Ana Jiménez es conocida en Internet como Myles. Estudiante de Biología, divulga sobre ciencia en redes sociales, siendo especialmente viral el hilo de Twitter en el que analizaba la película Blackfish.

Creció en un pueblo rodeado por el campo y lleno de animales, en pleno contacto con la naturaleza, lo que la ayudó a entender su valor y la necesidad de preservación de la misma. Sus padres ponían en la tele los documentales de Cosmos, de Carl Sagan, antes de que supiera hablar, lo que despertó no sólo su curiosidad por la ciencia y el mundo que nos rodea, sino su necesidad de compartir ese conocimiento tal y como lo hacían Sagan o Sir David Attenborough. 

Por ello, su forma de divulgar, alejada de tecnicismos o palabras reservadas para las grandes mentes, busca ayudar a otros a entender cómo funciona nuestro mundo para encontrar una visión diferente, interesante y hermosa.