Antonio de Rosa

«MIL CUATROCIENTOS ESCALONES»

299 palabras
2 minutos
52 lecturas
😵 ¿Cómo reaccionaría tu protagonista si está en el piso 93 de la torre sur cuando descubre que el primer avión se estrella contra la torre norte?

No sabía cuánto tiempo hacía desde que escuché el primer estruendo. Todo el mundo corría despavorido hacia los lados. Algunos decían que había sido una bomba, otros que la explosión podría haber sido de gas. Yo creía lo que me decía Ridley, que había visto a un avión dirigirse hacia la torre norte y se estrellaba en ella. Salía fuego y humo.

Pánico.

Vi a gente saltar por las ventanas. Decidí correr.

Estaba en la planta noventa y tres. Eso significaba que tenía por delante mil cuatrocientos escalones. A mi favor, la gravedad. En contra, todas las personas que trabajaban en las plantas por las que tenía que pasar.

Ya en la noventa y dos vi gente en el suelo. El miedo se había apoderado de ellos y caían por intentar ir más rápido de lo recomendable. Todos los simulacros de emergencias que habíamos hecho los años anteriores para desalojar la torre en caso incendio no sirvieron de nada. Cuando el miedo aparece no hay ensayos, solo el instinto por salvarse. Comencé a saltar por encima de algunos cuerpos quejicosos, otros se levantaban justo cuando yo pasaba al lado. Algunos no se movían.

Cuando llegué a la cuarenta, uno de ellos estaba parado mirando por la cristalera hacia la torre norte. El humo salía a borbotones, como si le hubieran hecho un corte en una arteria. De vez en cuando una llamarada anunciaba el principio del fin de la torre. Decidí comenzar a correr, pasara lo que pasara.

Llegué a la planta baja y salí a la calle. Un ruido ensordecedor comenzaba a acercarse. Miré al cielo. Estupefacto ante la imagen que vi. El avión pasó sobre nuestras cabezas y se estrelló en diagonal contra la torre. El ruido de millones de cristales cayendo es lo último que recuerdo.

Antonio de Rosa
Miembro desde hace 1 año.
5 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Ivan Del Dedo Martin
12 sept, 13:14 h
La de veces que hacemos distintos simulacros y cuando llega la hora de la verdad es muy difícil mantener la calma necesaria. ¡Buen relato! 👏🏾
Antonio de Rosa
12 sept, 13:17 h
¡Muchas gracias! Es todo un honor viniendo del ideólogo del reto.
María Caballero
12 sept, 18:50 h
He sentido la angustia de tu protagonista. Buen relato.
Antonio de Rosa
12 sept, 19:29 h
¡Muchas gracias por leerlo! He intentado transmitir eso.
Bárbara (@BbEmergentes)
13 sept, 15:57 h
Qué buen relato, Dani!!
Mi
Mihijogolfo1968
16 sept, 12:39 h
Enhorabuena....... Mientras lo leía, lo imaginaba y eso es algo muy difícil en tan pocas palabras
Otras historias participantes en este reto
  • «No es un día cualquiera.» , de Miquel Quetglas (Maiky Forrester) Leer »

  • «EL CAMINO DE BALDOSAS AMARILLAS» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «"QUE VEINTE AÑOS NO ES NADA"» , de MONTSE SEDEÑO Leer »

  • «Poeta en Nueva York» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «Resiliencia» , de Raquel Alguacil Leer »

  • «Regreso a casa» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «El peso de la culpa» , de Nero F. C. Leer »

  • «HOY SERÁS TÚ QUIÉN ME VEA» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «No queda tiempo» , de María Caballero Leer »

  • «La última mirada sostenida.» , de Vilniusoblomov Leer »

  • «Una mano amiga» , de Virginia Vic Miron Leer »

  • «Labios en la muerte» , de Saserfer Leer »

  • «Adam y Múriel» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

  • «Después de la muerte…» , de Chabeis Leer »

  • «11S» , de Jlespanas Leer »

  • «Martes en Nueva York» , de Bel(a)_Goez Leer »

  • «LOS GEMELOS» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

  • «En la planta 107» , de Edna A. Balletbò Leer »

  • «Floto» , de Eugenio A. García de Paredes Pérez Leer »

  • «QUERIDO NIETO» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!