Fortizperez

«Ohhh crazy world…»

295 palabras
2 minutos
36 lecturas
🎶 Imagina una canción que se convierte en himno en un momento histórico o mundo de fantasía de tu elección. ¿Cómo afectará a quienes la escuchen? ¿En qué contextos se cantará?

Lo más extravagante del siglo XXI no había sido que el 78º presidente de los Estados Unidos hubiese proyectado una loca enmienda sobre Patrimonio, y que cualquiera que entrase en barco por el Hudson se encontrase con la estatua de la libertad pintada de rojo, o de negro, según el mes. No, lo más chocante no era eso; ni el hecho de que aquella canción tarareada por un borracho –su estribillo decía algo así como crazy world, ohh crazy world…– se llegase a convertir, por Decreto, en himno nacional, como una insinuación en ciernes, una alegoría inquisitiva que proclamaba que la normalidad residía solamente allí. 

     Y aunque dichas escenas difuminaran las de hombres vestidos de indio entrando armados en el Capitolio, ninguna resultaba  la más estrambótica de la destacada potencia.  Porque lo que nadie esperaba, por otro lado, era que un par de críos obtuvieran el primer mensaje del espacio exterior tras una simple interferencia de cables del televisor. Tal hallazgo, en efecto, arrojaba la posibilidad de existencia de vida humana más allá del sistema solar.  Entonces la grabación se hizo pública, y sonaba como una melodía canturreada, incomprensible, gutural. Tras corregirse los artefactos, separarse las pistas, se llegó a una conclusión unánime, que dejó a todos perplejos: y es que la armonía alienígena se parecía incuestionablemente al estribillo de Crazy world.

     Fue cuando el 78º presidente compareció, contundente:

–¡Es una burla! Vemos necesario tomar medidas severas. Nuestras naves ya están preparadas.

     Una nueva guerra, ¿esta vez contra quién? La reacción mundial fue enmudecer de asombro, como siempre, y resarcirse pensando que quizás la vida extraterrestre no estaba tan distante, pues de verde, de negro o de rojo, la estatua perseveraba en las mismas beligerantes reacciones, y eso, me temo, tenía mucho, mucho de marciano

Fortizperez
Miembro desde hace 1 año.
6 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Carolina Jiménez Conejero
17 oct, 11:19 h
Muy bien escrito 👏🏻👏🏻👏🏻
Jorge Sanova
17 oct, 18:33 h
Coincido con Carolina. Muy bien escrito.
Fortizperez
18 oct, 12:29 h
Muchas gracias, me alegro os gustara
Anastasia Sopale Thompson
20 oct, 21:10 h
Pues sí, Fortizperez. Quieras o no, si esa estatua hablara, las guerras ya ni serían frías sino que, directamente, se congelarían (lo más deseable). Enhorabuena.
Otras historias participantes en este reto
  • «Llegamos a un túnel que apaga la luz» , de Ivan Del Dedo Martin Leer »

  • «Lili Marleen» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «De amor con alas rosas.» , de Eugenio A. García de Paredes Pérez Leer »

  • «Tocata de "Buena Esperanza" en "sí sostenido"» , de Javier Fonseca Fisterre Leer »

  • «EL LEGADO QUE ME DEJAS» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «La canción de Troya» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

  • «El día que murió Freddy» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «El heredero» , de Israel Gago Caballero Leer »

  • «No arruines mi mundo» , de María Caballero Leer »

  • «Intocables» , de Jose R.G. Leer »

  • «Brown Eyed Girl» , de Mikel M Leer »

  • «El abrazo del Rey» , de Sarai Hernández Leer »

  • «Seguiré viviendo con mis padres.» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «Arrullos que despiertan» , de Lucia F.S. Leer »

  • «Aunque tú no lo sepas» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «Su canción» , de Jorge Sanova Leer »

  • «Tiempos de cambio» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «Guerra por la paz» , de Antonio Gil Torres Leer »

  • «A TU LADO» , de Manuel Almena Leer »

  • «En la bandeja de entrada a veces hay cosas importantes» , de Mayomoratallaruben Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!