Pepa Hernández

«Una gélida siesta.»

300 palabras
2 minutos
21 lecturas
Reto creativo «Orgasmatrón»
😵 Cuenta en primera persona el orgasmo más loco de la historia que ha vivido tu protagonista.

Las cuatro de la tarde, el aire acondicionado no funcionaba. Me había refugiado en la habitación del fondo, tendida sobre una pequeña cama con sábanas de algodón. El calor era asfixiante pero nunca me gustó ir desnuda por casa así que llevaba tan solo una fina y desgastada camiseta que dejaba ver mi silueta al trasluz. Necesitaba algo de frío y no me quedó más remedio que recurrir a unos cubitos del congelador. Primero los dejé caer por mi frente, después por mi cuello. Fui rozando mis pechos hasta que mis pezones endurecieron excitados. Estaba a punto de bajar más allá, haciendo círculos alrededor de mi ombligo, cuando llamaron a la puerta. Aquel estado de embriaguez se cortó en seco pero mis dedos seguían buscando llegar al orgasmo.

Volvió a sonar el timbre. Esta vez no paró.

Tuve que desistir de aquella siesta placentera y orgásmica.

Era mi vecino del piso de al lado. Llevaba tan solo un pantalón blanco corto. El sudor le caía por el cuello, por el pecho y sus ojos verdes estaban pidiendo algo más.

—¿No tendrás algo de hielo para dejarme?

Sonreí. Me acerqué al congelador y metí cuatro cubitos en una pequeña bolsa de plástico.

—Aquí tienes.

Entonces se abalanzó sobre mí e introdujo la bolsa de hielo entre mis piernas atrapándome con su fuerte brazo por la cintura. Me dejé llevar hasta la pequeña habitación sin percatarme que la persiana estaba subida y dejé que sus manos jugaran con mi cuerpo. Deslizó uno de los cubitos a través de mi abdomen hasta llegar al clítoris donde lo atrapó con su boca y lo masajeó sin que yo pudiera detenerlo. Mi espalda reptaba, mi pulso se aceleraba mientras mis piernas temblaban de gélido placer, hasta que la elevada temperatura consiguió derretir el frígido hielo.

Pepa Hernández
Aparejador de ladrillos que construyen vidas, he conseguido el sueño de escribir mi primer libro:…
Miembro desde hace 2 años.
34 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Mila Clemente
16 ago, 01:57 h
Madre mía con el vecino... jajaja. Está muy bien.
Pepa Hernández
16 ago, 10:18 h
El calor de este verano sube demasiado la temperatura de las siestas y el vecinito está...
Gracias por comentar
Celia García Mendieta
16 ago, 08:07 h
Refrescante historia Pepi😂🤗
Pepa Hernández
16 ago, 10:19 h
Gracias por comentar. No se si probarlo de verdad. Más que más por si viene el vecino.
Mu
Mujerinversora81
16 ago, 12:57 h
A mí el vecino como mucho me pide sal, suerte la de tu protagonista
Elvira.lopu
17 ago, 11:36 h
Me ha dado calor tu relato jiji. Me ha gustado.
elinsurgentecalleja
17 ago, 17:53 h
Menos mal que la protagonista no siguió jugando y abrió la puerta, se hubiera perdido el magnífico juego erótico del vecino...je,je,je.
Está genial, enhorabuena.
Saludos Insurgentes
Otras historias participantes en este reto
  • «Que las noches, sean boleros.» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «Así. Ahí. A mí.» , de Mikel M Leer »

  • «Placer nace con amor» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «El extraño» , de Anne Milet Leer »

  • «El forastero» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «Música en la siesta» , de Noelia de la Flor Ruiz Leer »

  • «Casi» , de M.D. Cisneros Leer »

  • «Desempolvar» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Un orgasmo campestre» , de Mila Clemente Leer »

  • «El lechero» , de Noelia de la Flor Ruiz Leer »

  • «Unas vacaciones diferentes» , de Elvira.lopu Leer »

  • «Ver a Dios» , de Víctor Lázaro Cebolla Leer »

  • «Lolita y sus amigos» , de Mila Clemente Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!