Mikel M

«Una Q mayúscula»

499 palabras
4 minutos
25 lecturas
En un pequeño pueblo rural de España a principios del siglo XX, un joven campesino descubre secretos oscuros sobre la opresión y explotación de su clase por parte de la nobleza local y la iglesia. Movido por un profundo sentido de justicia, decide comenzar una revuelta.

Me gustaba ir a la escuela pero un ejército de circunstancias armado hasta los dientes me lo impedía con demasiada frecuencia. Era hijo, nieto y hermano de campesinos. No hace falta decir a qué me dedicaba yo pues sería una obviedad. Tampoco considero necesario mencionar cómo el sudor, el hambre y la cosecha se entremezclaban con “palabras de mayores” que no entendía y que papá insistía en rimar: opresión, explotación, revolución y otras tantas “-ión” que rebotaban contra las paredes del granero cuando se reunía con el resto de campesinos de la zona al ponerse el sol.


Con tan pocas clases en mi haber, me autoproclamé experto en la tabla del dos y en recitar el abecedario. Tanto es así, que este último lo llegué a analizar de mil maneras y siempre llegaba a la misma conclusión: la letra “q” estaba en el lugar equivocado. Juro que tiene una explicación. Para mí las letras raras se situaban al final de la lista: la “w”, la “x”, la “y” o la “z”. Sin embargo, la “q” camuflaba su rareza rodeada de compañeras más comunes del abecedario ocupando un lugar que no le correspondía.


Creo que papá siempre se sintió como la letra “q”. En una posición que no era la suya. A pesar de su arduo trabajo, su constancia, sus largas jornadas y su inconmensurable esfuerzo, no veía recompensa. De hecho, era pisoteado y humillado. Tenía que experimentar cómo sus derechos eran diezmados en favor de aquellos que tenían más, de los propietarios de la tierra que labraba. Aquellos llamados nobles y que de nobles, precisamente,  no tenían nada.


Las calamidades que tuvimos que sufrir como consecuencia de todas esas injusticias, hicieron rebasar la paciencia de papá quien, sin buscarlo, empezó a liderar un movimiento cada vez más fuerte. Todo comenzó con pequeñas conversaciones entre unos pocos campesinos a las que siguieron grandes reuniones clandestinas en el granero adyacente a nuestra casa. Yo escuchaba escondido tras los inmensos fardos. No comprendía mucho de lo que decían pero recuerdo la esperanza en los rostros de los que escuchaban a mi padre con orgullo y convicción. 


Había llegado el momento de revertir el sistema. Si ellos no podían beneficiarse de las tierras que mimaban y cultivaban cada día, definitivamente los nobles tampoco lo harían. Sucedería esa noche. Quemarían los campos para terminar con aquella maldita jerarquía sin sentido. Entre el caos generado por las llamas y la invisibilidad que provocó el humo, papá desapareció. 


A la mañana siguiente, salí preocupado a buscarlo. Subí parte de la colina hasta alcanzar la vieja ermita en la que vivía el Padre Vicente quien me insistió bruscamente en buscar en otra parte. Desesperado, me asomé al gran pozo del jardín de la iglesia, seco desde hace años, en cuyo fondo circular encontré a papá sobre un charco de sangre, tumbado con la cabeza en el centro y las piernas señalando al número 5 de un reloj imaginario que nunca debió haberse detenido, formando una Q mayúscula.

Mikel M
Miembro desde hace 6 años.
36 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Mila Clemente
22 feb, 00:45 h
Muy buen relato Mikel. Me encanta cómo has usado la Q para contar la historia hasta el final.
Mikel M
22 feb, 09:46 h
¡Mil gracias, Mila!
Me alegro de que te haya gustado :)
Genserico
22 feb, 11:40 h
Muy interesante
Mikel M
23 feb, 02:56 h
¡Muchas gracias, Genserico!
elinsurgentecalleja
01 mar, 21:30 h
La Q metafórica, protagonista de principio a fin, con un final inesperado.
Relato magnífico compañero!!
Saludos Insurgentes
Mikel M
04 mar, 04:07 h
Muy especial la letra Q aunque en este caso haya llevado a un desenlace desafortunado.
Muchas gracias por tu comentario, Insurgente
Carolina Gilbert
03 mar, 02:16 h
Fantástico, como siempre. Enhorabuena por el primer puesto 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
Mikel M
04 mar, 04:13 h
¡Muchísimas gracias, Carolina! Acabo de ver que hemos estado los dos muy cerca. Muy buen relato el tuyo, siempre con tu toque distintivo así que enhorabuena también 🙂
Otras historias participantes en este reto
  • «El amigo muerto» , de Carolina Gilbert Leer »

  • «Diario de confesiones» , de Mila Clemente Leer »

  • «Pasado presente» , de lady_p Leer »

  • «SECRETO DESVELADO» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «La memoria que va y viene» , de N. de la Flor Ruiz Leer »

  • «LA TAPIA DEL CEMENTERIO» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «Pro dignitate» , de Genserico Leer »

  • «Pro vita» , de Genserico Leer »

  • «Mi historia» , de Antonio Jimenez Leer »

  • «Pro memoria» , de Genserico Leer »

  • «Hacia el cambio» , de Ainhoa Risquez Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!