El fuego que me quema



El fuego que me quema

Este libro ha sido publicado tras completar una campaña de crowdfunding.

Mecenas, colaboradores y toda una comunidad de incondicionales dieron su apoyo a este proyecto para que ahora tú, lector, puedas tenerlo en tus manos.

Resérvalo ahora:


Este libro se encuentra actualmente en fase de edición pero puedes reservarlo




SOBRE EL LIBRO


Somos fuego y somos humo: en todos nosotros se encierra la capacidad de arder y la de reinventarnos sin llegar a consumir nuestra esencia, aunque a lo largo de la vida prendamos millones de hogueras.

Hay llamarada y hay cenizas en El fuego que me quema, un poemario resultado de un proceso creativo que propicia el blog Kilómetro 0 desde el año 2011, y que busca ahora su adaptación natural al formato de libro tradicional en papel.

Más allá del experiencia y el reflejo de ti mismo que puedas encontrar enredado en sus versos, este poemario te propone un juego: distintas rutas para adentrarte en el poemario y descubrir cuántas fogatas encendemos dentro de nosotros mismos, cuánto de las brasas anteriores empleamos para el resto de nuestra vida, y cómo volvemos a aparecer entre el hollín. 



Sobre el autor


Pablo Melgar Salas

Si le hacemos caso al viejo Rilke, el encuentro de Pablo y la poesía era un hecho inevitable. Ha crecido junto al mar, alimentado con sol, los versos de Miguel Hernández y el rock de The Rolling Stones, entre la arena y el césped de los campos de fútbol. Cosas que te protegen de la inercia, la impavidez y, sin duda, del aburrimiento. Como precio ha pagado alguna lesión de huesos y una tendencia a buscar la felicidad en versiones intangibles.

Ha combinado los pasos del 'flaneur' con los estudios de Derecho y de Literaturas Comparadas. Ha vivido en Madrid, Murcia, París y Granada. Con la maleta siempre abierta y llena de libros, practica en su blog Kilómetro 0 esa vocación por meterse en la piel de todos los hombres que no podrá ser.

En la educación literaria de este aprendiz, conviven el proceso creativo y desbordado de los millennials en la red, los debates académicos y filosóficos en las aulas universitarias, y las inquietudes artísticas de la bohemia granadina a pie de calle.