🔥 El bloque de apartamentos es pasto de las llamas. Los bomberos no llegan. Cuenta la historia de una persona que se queda atrapada en la azotea.

«Ceniza»

Leyre Jaime Pérez
257 palabras
2 minutos
72 lecturas

Atrapado en la humareda, cubrí mi nariz y boca con el cuello de mi camiseta blanca, viéndose teñida por el gris de las cenizas. Mis ojos ardían, ardían como las llamas que en ellos se reflejaban, contrastando un vivo avellana con un rojo anaranjado devastador. Desaparecía como un suspiro disipado todo cuanto construí en este plácido hogar. 


Los vecinos acudieron tras el suplicio de ayuda y los gritos desconsoladores que de lo más profundo de mí emergían. No lograba ver nada, ni a nadie, pero sentía la multitud de ojos compasivos anclados a cada llama, a cada rastro de humo; a mí. Una voz se coló entre el alarido de la multitud y, esta, hizo saber que los bomberos ya habían sido avisados. No logré distinguir de quién procedía, era una mujer. 


Empecé a sentir un fuerte dolor en el pecho acompañado de una tos intermitente. Apenas había oxígeno en los pequeños metros cuadrados donde estaba arrinconado. Sentía presión y, por más que inhalaba profundo, el oxígeno que respiraba era escaso. No quedaba y, sin él ¿qué sería de mí? Los bomberos no llegaban y yo no podía luchar contra algo superior a mí. En un rincón de la azotea, cerré los ojos dejándome llevar por un estado de inconsciencia. Cerré los ojos queriendo consumirme como cada trozo de madera, convirtiéndose en ceniza. Cerré los ojos queriendo ser ceniza y volatilizarme con cada recuerdo desvanecido. 


Unas fuertes zancadas llegaron hasta la azotea gritando mi nombre: “¡Julián!, ¡Julián!”. Pero yo, Julián, había sido devorado por las llamas y ya era ceniza. 

Publicado por
Leyre Jaime Pérez
Estudio un Grado de Maestra en Educación Primaria en la Universidad de Alicante. Soy un poco…
Miembro desde hace 3 meses.
5 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Alba Urbano Cordobés
29 ago, 16:29 h
El final es totalmente impresionante, e irónicamente, helador.
Leyre Jaime Pérez
29 ago, 22:31 h
¡Muchas gracias Alba! Me alegro de que te haya gustado y gracias por leerme :)
María Caballero
29 ago, 18:06 h
Una situación angustiosa. Muy bueno el final.
Leyre Jaime Pérez
29 ago, 22:32 h
Sí... No me gustaría estar en su piel. Me alegro de que te haya gustado María :)
Mikel M
31 ago, 05:44 h
Me ha gustado mucho cómo describes la situación
Otros relatos participantes en este reto
  • «Y, de repente... nada» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «Escenario 101» , de Mikel M Leer »

  • «LA NIÑA DE LA AZOTEA» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «A su imagen y semejanza» , de Paco Leal Leer »

  • «¡Vive!» , de Mikel M Leer »

  • «ENYA, PEQUEÑO FUEGO» , de Raquel_RC Leer »

  • «La decisión» , de Ivan Del Dedo Martin Leer »

  • «Pioneros del fuego» , de Antonio Jimenez Leer »

  • «Light my fire» , de Marina Fantini Leer »

  • «El ritual» , de nosololeer Leer »

  • «Nuestro aliento» , de Talia F.A. Leer »

  • «Puer ignis» , de Maiky Forrester Leer »

  • «Tormenta de arena» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

  • «Héroe sin capa.» , de Bel(a)_Goez Leer »

  • «Candela» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «Mala suerte.» , de Fabio Galiana Martínez Leer »

  • «La purificación de Andrin» , de Christian Jones Martínez Leer »

  • «Demasiado tarde» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «El dominio de los dioses» , de Saserfer Leer »

  • «Gaia y la llama sagrada» , de Llei Ti Leer »