🔥 El bloque de apartamentos es pasto de las llamas. Los bomberos no llegan. Cuenta la historia de una persona que se queda atrapada en la azotea.

«Demasiado tarde»

Antonio Otero Fernández
299 palabras
2 minutos
70 lecturas

Era demasiado tarde. Siempre nos cuesta admitirlo porque nuestro cerebro comienza a trabajar afanosamente en busca de una salida, pero existen ocasiones en las que es mejor ceder a la presión. Supongo que, por ese motivo, el corazón ya no me martilleaba en la garganta. Tampoco mis miembros temblaban ni mi respiración sonaba desacompasada. Simplemente, el organismo parecía haber asumido que aquel día sería el último de mi calendario.

Desconozco cómo se originó el fuego. Daba igual. El parque de bomberos más cercano estaba situado a cincuenta kilómetros del lugar. Para cuando llegaran, todo habría quedado reducido a escombros.

Me encontraba en la azotea del bloque, solo y desamparado. Muchos habían sucumbido al abrazo flamígero de las llamas, otros habían tropezado por las escaleras. Yo decidí seguir el camino opuesto, confiando en que, allá hacia donde me dirigía, me toparía con una escalera de mano, una tubería o algo que me permitiera iniciar el descenso.

No había nada. Tan solo ocho pisos que me recordaron mi miedo a las alturas. Opté por reconocer la derrota, entregarle a la Muerte las llaves de mi efímera existencia y disfrutar de los pocos segundos que aún me quedaban.

 Qué curioso, ¿verdad? Uno podría pensar que, en los últimos coletazos de su vida, la mente evoca los mejores momentos, las historias más entrañables. Pero no. Lo que en su lugar emerge con la fuerza de un coloso son todas las mentiras que hemos contado, todas aquellas cosas que nunca tuvimos el valor de hacer y todas las veces que no estuvimos cuando debimos haber estado. No pensamos en nuestra familia ni en nuestros amigos. Solo en nosotros mismos. Ni siquiera cuando morimos somos capaces de mostrar agradecimiento.

Pero bueno, eso se había acabado. Abrí los brazos y me arrojé al océano anaranjado que se extendía a mis pies.

Publicado por
Antonio Otero Fernández
Miembro desde hace 1 año.
30 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
SR
Sandra Castillo Rey
29 ago, 00:55 h
Es un intento, pero en esta historia el narrador no está justificado (ya que se suicida al final). En cuanto a la técnica, hay fallos, por ejemplo, en el uso de los tiempos verbales (2° párrafo).
Antonio Otero Fernández
29 ago, 01:08 h
Gracias por el feedback. Lo tengo presente 😊
Alba Urbano Cordobés
29 ago, 13:03 h
Es muy bueno, trasmite lo que siente junto en el momento de antes de lanzarse.
Antonio Otero Fernández
29 ago, 13:10 h
Gracias, Alba!
Héctor Peña Manterola
29 ago, 14:50 h
Me ha gustado mucho. Una lectura útil.
Antonio Otero Fernández
29 ago, 14:51 h
Me alegro 😊
Héctor Peña Manterola
29 ago, 14:50 h
Me ha gustado mucho.
Carolina Jiménez Conejero
31 ago, 13:32 h
Escribes genial. Me ha encantado
Antonio Otero Fernández
31 ago, 13:38 h
Gracias, Carolina, me alegro de que te haya gustado 😊
Otros relatos participantes en este reto
  • «Y, de repente... nada» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «Escenario 101» , de Mikel M Leer »

  • «LA NIÑA DE LA AZOTEA» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «A su imagen y semejanza» , de Paco Leal Leer »

  • «¡Vive!» , de Mikel M Leer »

  • «ENYA, PEQUEÑO FUEGO» , de Raquel_RC Leer »

  • «La decisión» , de Ivan Del Dedo Martin Leer »

  • «Pioneros del fuego» , de Antonio Jimenez Leer »

  • «Light my fire» , de Marina Fantini Leer »

  • «El ritual» , de nosololeer Leer »

  • «Nuestro aliento» , de Talia F.A. Leer »

  • «Puer ignis» , de Maiky Forrester Leer »

  • «Tormenta de arena» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

  • «Héroe sin capa.» , de Bel(a)_Goez Leer »

  • «Candela» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «Mala suerte.» , de Fabio Galiana Martínez Leer »

  • «La purificación de Andrin» , de Christian Jones Martínez Leer »

  • «Ceniza» , de Leyre Jaime Pérez Leer »

  • «El dominio de los dioses» , de Saserfer Leer »

  • «Gaia y la llama sagrada» , de Llei Ti Leer »