🔥 El bloque de apartamentos es pasto de las llamas. Los bomberos no llegan. Cuenta la historia de una persona que se queda atrapada en la azotea.

«Mala suerte.»

Fabio Galiana Martínez
297 palabras
2 minutos
67 lecturas
Estaba perdido, no podría escapar de las llamas. Todo el edificio estaba siendo devorado por el fuego, poco a poco, de los cimientos a los pisos más altos. Pronto, llegaría a la azotea, donde él esperaba su trágico e irónico final. Jamás penó que acabaría así, consumido por un incendio nacido de sus expertas manos. Tantas veces había quemado que pensaba que era capaz de controlar el fuego. Esta ilusión le había hecho olvidar que él amaba el fuego porque este era caos, y porque, una vez invocado, no retrocedía ante nada ni nadie.

Empezó cuando era tan solo un niño egoísta e ignorante. Un día, cogió un mechero y prendió fuego a un montón de malas hierbas y ramas secas que su padre había acumulado en el jardín. Mientras contemplaba la llama extenderse, sentía placer, calma y satisfacción consigo mismo. Sabía que una decisión suya quemaría hectáreas de bosque, un vecindario o un edificio de mil plantas, y eso lo convertía en alguien poderoso y temible, en alguien con quien nadie se atrevería a meterse.

Desde el borde de la azotea, podía ver cómo lenguas de fuego explotaban las ventanas y salían disparadas hacia al exterior como cañonazos. Por vez primera en toda su vida, el fuego le causaba un profundo terror. Y todo por querer asistir al espectáculo desde la primera fila, por no conformarse con ver las imágenes en la televisión al día siguiente. Una mala decisión le había costado la vida.

No pudo creer a sus sentidos cuando escuchó las hélices del helicóptero a lo lejos, ni cuando este se colocó en el aire sobre él y aterrizó con delicadeza sobre la azotea. Un milagro le había concedido otra oportunidad para vivir que no desaprovecharía. Por eso, al día siguiente, planearía mejor su ruta de escape.
Publicado por
Fabio Galiana Martínez
Miembro desde hace 3 meses.
3 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Rebeca Martín Diosdado
30 ago, 19:26 h
Que perverso!!! 👏🏻
Carolina Jiménez Conejero
31 ago, 12:04 h
¡Guau! Menudo villano... Me ha gustado mucho
Sely_tgsp
01 sep, 15:38 h
Buen punto de vista desde el alma de un pirómano
Otros relatos participantes en este reto
  • «Y, de repente... nada» , de Carolina Jiménez Conejero Leer »

  • «Escenario 101» , de Mikel M Leer »

  • «LA NIÑA DE LA AZOTEA» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «A su imagen y semejanza» , de Paco Leal Leer »

  • «¡Vive!» , de Mikel M Leer »

  • «ENYA, PEQUEÑO FUEGO» , de Raquel_RC Leer »

  • «La decisión» , de Ivan Del Dedo Martin Leer »

  • «Pioneros del fuego» , de Antonio Jimenez Leer »

  • «Light my fire» , de Marina Fantini Leer »

  • «El ritual» , de nosololeer Leer »

  • «Nuestro aliento» , de Talia F.A. Leer »

  • «Puer ignis» , de Maiky Forrester Leer »

  • «Tormenta de arena» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

  • «Héroe sin capa.» , de Bel(a)_Goez Leer »

  • «Candela» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «La purificación de Andrin» , de Christian Jones Martínez Leer »

  • «Demasiado tarde» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «Ceniza» , de Leyre Jaime Pérez Leer »

  • «El dominio de los dioses» , de Saserfer Leer »

  • «Gaia y la llama sagrada» , de Llei Ti Leer »