Juan Churru

«Ferenc y los viajes interdimensionales»

299 palabras
2 minutos
80 lecturas
📙 Tu protagonista tiene la posibilidad de imprimir el primer libro de la historia en un mundo ficticio. Cuenta sus peripecias para conseguirlo.
En la inmensa mayoría de dimensiones, los seres humanos son los vigías del saber. Son ellos quienes conducen esos ridículos monovolúmenes para desarrollar esa actividad a la que llaman trabajo o quienes estudian la posibilidad de que haya otros universos.

¡Si los astrofísicos supieran lo que ocurre en la Dimensión L3V! 

En esta dimensión las personas no son la especie dominante. Este privilegio es de los bolardos, que no tienen el irrelevante rol de mobiliario urbano, encargado de proteger a especies como los humanos, o los elefantes (Dimensión NG4).

Los bolardos son una especie terriblemente clasista en la región de Magyaria. Hablar de castas sociales entre ellos es una simplificación poco aceptada entre los bolardólogos, pero necesaria para que el simple cerebro humano entienda la bolardología.

Ferenc, verde, espigado y con una mente avanzada a su tiempo, estaba en lo más bajo de la cadena bolardófica. En el bolardolegio -público, por supuesto- siempre fue el mejor de la clase, así que no fue extraño que le becaran para estudiar en la Universidad Bolardotense.

Siendo de una casta tan baja, nadie se habrían atrevido a estudiar Sociología. ¡Hacerlo supone costosos y peligrosísimos viajes interdimensionales! 

En sus primeros viajes, Ferenc observó un patrón común: los humanos escribían en algo a lo que llamaban "papel". Este insólito hecho le fascinó. Su especie había vivido siempre en una bolardociedad digital, así que no conocía semejante invento.

El quinto viaje fue diferente: Ferenc se perdió. 

Pasados unos tres segundos -diecisiete años en dimensiones humanas-, Ferenc volvió con su autobiografía impresa. En ella hablaba de cómo los humanos le habían esclavizado, de su nula educación vial e, inexplicablemente, de sus charlas con un cono llamado Álvaro.

Ferenc no sobrevivió a su último viaje, pero sí lo hicieron sus memorias y, con ellas, su eterno legado.
Juan Churru
Madrileño. Graduado en Turismo. Estudiando Periodismo.
Miembro desde hace 1 año.
4 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Mila Clemente
04 oct, 22:54 h
Bolardología...toma ya. Ahí te enseñarán cómo no dejarte la espinilla en los bolardos...

Muy original, menuda imaginación.
elinsurgentecalleja
05 oct, 19:50 h
Interesante biografía la del protagonista...
Relato muy imaginativo y lleno de originalidad.
Bolardos al poder!
Je, je, je...
Saludos Insurgentes
Otras historias participantes en este reto
  • «Sociedad que adormece» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «El recuerdo príncipe» , de Alka Leer »

  • «Ladrón de mentes» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

  • «La nueva era» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «LA ÚLTIMA PÁGINA» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «La palabra es nuestra mejor arma» , de Mario Pavón Leer »

  • «Un papel es mucho más que una simple impresión» , de Mayomoratallaruben Leer »

  • «Mil hojas» , de nosololeer Leer »

  • «Al fondo del pasillo...» , de Lola Ugarte Medina Leer »

  • «El libro de Vosuel» , de N. de la Flor Ruiz Leer »

  • «Un mundo sin libros.» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «El último libro» , de Chuso Garcia Leer »

  • «Mis expediciones» , de Mila Clemente Leer »

  • «El último libro en papel» , de Mila Clemente Leer »

  • «Liber» , de Genserico Leer »

  • «El sueño de Jacobo» , de Francisco Anacoreta Laico Leer »

  • «Impresión» , de Francisco Anacoreta Laico Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!