Francisco Anacoreta Laico

«Pescadillas»

300 palabras
2 minutos
17 lecturas
😶 Tu protagonista ha conseguido lo que quiere. Al principio se siente muy alegre pero esa emoción se disipa deprisa. ¿Qué le ha pasado? Cuenta el final de su historia.
—No será para tanto...

—Eres muy guapo, ¿Qué pasa? ¿No te lo crees?

—No sé... no mucho.

—Pues eres guapísimo.

—Para lo que me sirve...

—¿Por qué lo dices?

—Porque no me da dinero, no soy modelo ni actor ni nada de eso y ligar tampoco ligo una mierda. Las chicas que me gustan nunca me corresponden. Así que tú me dirás para qué me sirve la guapura...

Sara soltó una carcajada y dijo: —A mí me pareces el chico más guapo de la historia.

—¿En serio? Me estás vacilando...

—A ver... tanto como Orlando Bloom o Leonardo DiCaprio no, pero sí que eres muy atractivo. —dijo mientras se adentraba en la orilla del mar.

Me rodeó con sus brazos enlazándolos sobre mi nuca.

—Tú, tampoco estás mal.

—Ah, vaya... Gracias.

—No, en serio, eres guapa de la hostia.

Acto seguido nos besamos. Seguimos en el mar hasta que anocheció. Al caer la noche salimos del agua y follamos a la luz de la luna. Lo había conseguido, había pillado cacho. Por fin tenía novia y qué novia... todos mis amigos flipaban. Solían decir "Juan, qué suerte tienes, cabrón".
Pero al cabo de un par de meses cada vez era más consciente de que mi suerte no era para nada buena, mis amigas dejarían de envidiarme de inmediato si supieran el suplicio que era tener una relación con Sara, era una persona inestable y caprichosa. Una arpía insoportable y celosa que me estaba amargando la existencia. Aun así, yo acababa cayendo en sus redes después de cada discusión y cedía ante ella, reconciliándonos con una sesión de sexo apasionado hasta que volvíamos a lo de siempre. Y así caí en esa espiral de peleas y sexo, era la pescadilla que se muerde la cola una y otra vez en bucle.
Francisco Anacoreta Laico
Escritor autodidacta
Miembro desde hace 1 año.
113 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
elinsurgentecalleja
11 ago, 16:23 h
No hay nada peor que ceder al chantaje emocional, nunca se llega a conocer a una persona.
Bien narrado compañero.
Saludos Insurgentes
Francisco Anacoreta Laico
11 ago, 21:45 h
Gracias.
Víctor Lázaro Cebolla
15 ago, 17:47 h
¡Enhorabuena! Narras de manera muy acertada el proceso por el que pasan algunas relaciones.
Otras historias participantes en este reto
  • «Intrusa» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Una pareja tradicional» , de Mila Clemente Leer »

  • «El regreso a casa» , de Roberto Bastida Mora Leer »

  • «Excalibur» , de Pablo Malagón Leer »

  • «¡Sí quiero!» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «Que más puede pasar» , de Elvira.lopu Leer »

  • «Corriendo hacia el altar.» , de Omicron Delta Series Leer »

  • «Se fue como el polvo...» , de Nataliamartin.to Leer »

  • «Cambio de cuerpo» , de Mila Clemente Leer »

  • «Deglutir» , de Ismael Salvador Leer »

  • «¿Realidad o sueño?» , de Antonio Gil Torres Leer »

  • «La tercera inquilina» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «De Missouri al Pirineo» , de Noelia de la Flor Ruiz Leer »

  • «Crónicas de mi peor pesadilla» , de Marcelacormar Leer »

  • «Los días en el videoclub» , de Francisco Anacoreta Laico Leer »

  • «Aventuras en Hawaii (3 parte)» , de Noelia de la Flor Ruiz Leer »

  • «EL PLACER REFLEJADO EN UNA MIRADA» , de Mencía Ribera Leer »

  • «TELETIPO» , de Daniel González Irala Leer »

  • «El sueño más esperado» , de Andrea Suárez Martín Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!