Mauricio Hdez. Cervantes

«Aún rezo por ti»

267 palabras
2 minutos
33 lecturas
Barcelona, 1945

Querido Mauricio,
Habrás llegado con bien. Lo intuyo.
Desde que te dejé en Gijón, mordiéndome los labios para no soltar aquel beso tuyo, no he vuelto a tener noticias de ti.
Han pasado más de cinco años de aquello, y hoy, por fin, me encuentro con alguien que cree saber en dónde estás.
Son tiempos muy duros, lo sé. Los vivo. Aquí, en Europa, la guerra ha terminado ya, pero en España aún pasamos hambre y frío.
De tu madre y de tus tías, desde el bombardeo, no supe más. De tus amigos, aquí, sólo quedó Jordi, pero no se habla con nadie.
De Gerard, habla maravillas la gente. Dicen que en México ha hecho fortuna y que ya tiene más de diez panaderías. Claro, de eso sabrás tú más que nadie. Lo verás seguido, supongo. Seguiréis tomando vino y riendo hasta las tantas, como siempre.
Me haces mucha falta. Le faltas a Barcelona.
Algo dentro mío, muy dentro, aún quiere creer que sigues vivo, y que, aunque estás bien, sí que quieres volver por mi.
Lo cierto es que no sé si esta carta la llegues a leer; lo cierto es que no sé si aún me lleves en tus recuerdos.
Yo rezo por ti cada noche, cada instante en el que el reloj se detiene. Tú no crees en los rezos y esas cosas, pero aún así lo hago: por ti, por mi, por nosotros. Barcelona no es la misma, nada lo es, pero un tazón de sopa y un pan caliente siempre tendré para ti.
Vuelve, por favor, vuelve.

Siempre tuya,
Mireia.
📬 Escribe una postal a alguien que hace mucho tiempo que no ves para contarle algo importante.
Mauricio Hdez. Cervantes
Periodista. Vivo en Madrid.
 
Autor del libro 'El silencio del diente que quiso ser…
Miembro desde hace 3 años.
5 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 11:12 h
Tu texto inhala y exhala incertidumbre desde la primera línea, Mauricio. Y, aparte, transmite esa tan dura realidad ya cicatrizada de aquellos años oscuros, protagonizados por la desesperanza. Sin embargo, son píldoras de luz como esta las que nos mantienen anclados aún en la cordura. Felicidades.
Mauricio Hdez. Cervantes
08 nov, 11:47 h
Querida Anastasia,
Muchas gracias por tus tan generosas palabras. De verdad, me alegro muchísimo de que esta breve pieza haya despertado eso en ti. Lo más fuerte de las guerras, sin duda, es todo lo que no se ha dicho. Recibe un fuerte abrazo mío.
Alba Urbano Cordobés
08 nov, 12:52 h
Directo al corazón. Simplemente maravilloso.
Mauricio Hdez. Cervantes
08 nov, 17:32 h
Alba, gracias infinitas. Tus palabras son muy generosas. Gracias, de corazón.
María Aguilar
08 nov, 15:41 h
Que bonito, me ha gustado.... Yo me imagino el final a mi manera... Él vuelve y juntos se van.... Suerte con las vacaciones Mauricio
Mauricio Hdez. Cervantes
08 nov, 17:33 h
Muchas gracias, María. ¡Estupendo que te imagines el final a tu manera! Los mejores relatos son esos, los que dejan al lector hacer el resto de la historia a su manera. Gracias miles.
elinsurgentecalleja
09 nov, 00:52 h
Una historia muy triste... Como tantas en aquellos años convulsos en que hubo que emigrar...

Me ha encantado, enhorabuena.


Saludos Insurgentes
Mauricio Hdez. Cervantes
10 nov, 19:30 h
Estimado Insurgente Calleja, muchas gracias por tus generosas palabras. Sí, fueron años duros los de la emigración como última esperanza. Los ecos de aquello, por inverosímil que resulte, siguen sonando.
Como siempre, un fuerte abrazo.
Jose Manuel Peque
10 nov, 10:57 h
Muy bueno, y a la vez, triste. Felicidades.
Mauricio Hdez. Cervantes
10 nov, 19:31 h
Muchas gracias por tus palabras y por haber leído el texto, José Manuel. Un fuerte abrazo.
Jose R.G.
10 nov, 11:18 h
Mucho sentimiento y muy bien plasmado. Enhorabuena.
Mauricio Hdez. Cervantes
10 nov, 19:31 h
Muchas gracias por tus generosas palabras, José. Un abrazo fuerte.
JF
Javier Fonseca Fisterre
10 nov, 18:48 h
Apellidado Cervantes, poco razonable era que te hubieras dedicado a otros menesteres que fueran ligados a la tinta y el papel.
Gran relato.
Mauricio Hdez. Cervantes
10 nov, 19:31 h
Me siento halagado por tus palabras, Javier. Gracias, de verdad. Un fuerte abrazo.
Ivan Del Dedo Martin
10 nov, 20:57 h
¡Qué bonito!
Mauricio Hdez. Cervantes
11 nov, 08:49 h
Muchas gracias por haberlo leído y por tus palabras, Ivan. Un abrazo.
Jorge Sanova
10 nov, 23:09 h
Muy emotivo
Mauricio Hdez. Cervantes
11 nov, 08:49 h
Muchas gracias por haberlo leído y por tus palabras, Jorge. Un abrazo.
Otras historias participantes en este reto
  • «Tras veinte años» , de Anastasia Sopale Thompson Leer »

  • «Paraleloverso» , de Jose R.G. Leer »

  • «Emociónate» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «Carta blanca a la vida» , de Andrea F Leer »

  • «Quería habértelo dicho antes» , de Lihué Márquez Jara Leer »

  • «Economía de escala» , de Jose R.G. Leer »

  • «QR ¡Qué rabia!» , de Mayomoratallaruben Leer »

  • «La petición» , de Dani G. García Leer »

  • «Un sol ausente» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «Ciento cincuenta y dos» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Ídolos más grandes que sus pedestales» , de Jose Manuel Peque Leer »

  • «Dos monedas y una carta» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «TORRE DE LONDRES, 1536» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «Estimado jefe» , de Pablo Malagón Leer »

  • «PAPEL MOJADO» , de Mikiuko Leer »

  • «La gomina ya no se lleva» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «Mi querida yo» , de Alba Urbano Cordobés Leer »

  • «ABUELO» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «El abuelo se fue a la guerra» , de Marla Lotti Leer »

  • «La niña que no paraba de soñar, y acabó despertando en una pesadilla» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!