Reto de escritura #49. Una postal, un sello y un buzón
✉️Imagina que se abre un portal al más allá y pudieras leer una carta de alguien a quien admiras o de un personaje histórico.

«El abuelo se fue a la guerra»

Marla Lotti
297 palabras
2 minutos
32 lecturas

Nunca había tenido la oportunidad de ir a la que fue la casa de mis abuelos maternos donde mi madre se crio. Se encuentra cerrada y llena de trastos que mi tío con síndrome de Diógenes ha ido acumulando. Estaba decidida a ir y adentrarme entre esas paredes. Abrí aquella cerradura llena de ilusión y tristeza por no haber compartido ese espacio tiempo con ellos y unas lágrimas cayeron por mis mejillas. La casa estaba llena de polvo, muebles viejos, rotos, paredes invadidas por la humedad. Me adentré en la habitación de mis abuelos, tan sólo quedaba en pie el escritorio en el que mi abuelo llevaba sus cuentas cubierto por una sábana vieja. La retiré y allí pude encontrarme con sus enseres de escritorio, varios cuadernos apilados, lápices con la punta desgastada. Una cajita de madera rectangular llamó mi atención. Estiré mi mano hasta alcanzarla y un latigazo recorrió mi brazo como una descarga eléctrica, cerré mis ojos del dolor y lo vi a él, mi abuelo al que siempre he admirado guardando un sobre en esa misma caja. Cuando abrí los ojos la caja estaba abierta y unos cuantos papeles  estaban en su interior, tomé el sobre y dentro había una postal con una fotografía suya vestido de militar. En el reverso decía:

Querida amada mía,

               Nos han permitido haceros llegar esta postal para que no os olvidéis de nosotros, los que hemos marchado al frente. Siempre os tengo presentes mi amor. Espera mi regreso, porque pronto volveré prenda de mi corazón. Tuyo siempre.

                                                                         José.

Publicado por
Marla Lotti
Miembro desde hace 5 meses.
4 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
María Aguilar
07 nov, 18:53 h
Madre mía, que tierno, me ha encantado, mucha suerte y muchas felicidades Marla
Jose R.G.
07 nov, 22:28 h
Lo encuentro muy bien redactado. Enhorabuena.
JF
Javier Fonseca Fisterre
08 nov, 11:39 h
Un carismático relato. Votado.
Anastasia Sopale Thompson
09 nov, 14:09 h
Lo que digo, Marla, y aquí lo plasmas muy bien: la guerra no sólo se lleva a jóvenes con un futuro prometedor en sus respectivos ámbitos, también los sueños de los corazones rotos que se dejan atrás. Felicidades.
elinsurgentecalleja
10 nov, 23:45 h
Preciosa historia, con un bonito giro final, enhorabuena.

Saludos Insurgentes.
Otros relatos participantes en este reto
  • «Tras veinte años» , de Anastasia Sopale Thompson Leer »

  • «Paraleloverso» , de Jose R.G. Leer »

  • «Emociónate» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «Carta blanca a la vida» , de Andrea F Leer »

  • «Quería habértelo dicho antes» , de Lihué Márquez Jara Leer »

  • «Economía de escala» , de Jose R.G. Leer »

  • «QR ¡Qué rabia!» , de Mayomoratallaruben Leer »

  • «La petición» , de Dani G. García Leer »

  • «Un sol ausente» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «Ciento cincuenta y dos» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Aún rezo por ti» , de Mauricio Hdez. Cervantes Leer »

  • «Ídolos más grandes que sus pedestales» , de Jose Manuel Peque Leer »

  • «Dos monedas y una carta» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «TORRE DE LONDRES, 1536» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «Estimado jefe» , de Pablo Malagón Leer »

  • «PAPEL MOJADO» , de Mikiuko Leer »

  • «La gomina ya no se lleva» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «Mi querida yo» , de Alba Urbano Cordobés Leer »

  • «ABUELO» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «La niña que no paraba de soñar, y acabó despertando en una pesadilla» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!