Reto de escritura #49. Una postal, un sello y un buzón
📬 Escribe una postal a alguien que hace mucho tiempo que no ves para contarle algo importante.

«Tras veinte años»

Anastasia Sopale Thompson
300 palabras
2 minutos
75 lecturas
Los Ángeles, a 3 de marzo de 2021.



Querida Victoria:

¿Cómo estás? ¡Cuánto tiempo sin saber de ti! Lo último que recuerdo es esa escapada de una semana a Portugal que hicimos gracias a una oferta. ¿Te acuerdas dónde empezamos? ¡Acertaste, Estoril, donde el circuito de Motos! Recuerdo, además, que soñábamos con pilotar una de gran cilindrada; mi escudería favorita era Yamaha, tú eras más de Ducati. ¿Cuántos años teníamos? ¿Dieciséis? Edad quijotesca, hasta que te das de bruces con la realidad.

Cuando salí del instituto, me propuse estudiar ciencias tecnológicas por mi pasión hacia las motocicletas y así poder diseñar la más rápida del mercado; conoces mi afición por la velocidad. Sin embargo, fue mi talón de Aquiles. Desde entonces, esta depende de la maña desarrollada por mis brazos para quemar ruedas... las de mi silla. Sí, Victoria, te habrás quedado a cuadros. Pero no te entristezcas. Mi nueva condición me abrió muchas más ventanas que puertas me fueron  cerradas.

Me pasó que a raíz de mi espíritu 'pole position', por poco atropellaba con mi silla, en plena Castellana, al que se convertiría en mi marido. ¡Tremendo espectáculo que le monté para solo disculparme! Ahí comenzamos a salir y... bueno. ¿Adivinas qué me reveló en una de nuestras citas? Resulta que compitió en la GP, pero a causa de una grave caída en una chicán... no te lo pierdas, ¡del circuito de Estoril!, las prótesis son la extensión de su movilidad, pero se enorgullece de ello, segue vivo. 

Lo más importante que me dijo —y lo tengo grabado a fuego—, es que «pase lo que pase, lo que no tienes que perder es la movilidad en tu corazón, porque quien quiere, puede». 

¡¿Y sabes?! Rehabilitación y Biomecánica mediantes, he conseguido dar mis segundos primeros pasos, en la mejor compañía.

¡Te espero en Los Ángeles!

Que estés bien.

Tuya,

Mía.
Publicado por
Anastasia Sopale Thompson
De prosapia guineana, nacida en Ronda, Málaga y residente en Madrid, soy una joven con una mente…
Miembro desde hace 1 año.
19 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Patricia Zamorano Granados
07 nov, 09:10 h
Me ha encantado Anastasia! Siempre me ha gustado ver las carreras de motos y las han incluído muy bien en el texto.
Me quedo y guardo para no olvidar la idea "no pierdas la movilidad de tu corazón".
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 00:53 h
Muchas gracias, Patricia, por tu comentario. Tenía ganas de cambiar de registro.
JUAN JOSE ROBLES
07 nov, 11:01 h
Muy poético, el corazón es lo que nos mueve, no las piernas. Que nunca perdamos la esperanza, pese a todas la adversidades. Muy bueno y emotivo.
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 00:54 h
Gracias, Juan José, por comentar. Me he demostrado que la prosa poética es mi terreno.
Celia García Mendieta
07 nov, 11:57 h
¡Muy emotivo Anastasia! Y muy bueno el mensaje: mientras el corazón siga latiendo hay que seguir luchando🤗😘
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 00:57 h
Gracias por tu comentario, Celia. Era una «asignatura pendiente» esto de las emociones. Me puedo dar por aprobada entonces 😉.
Jose R.G.
07 nov, 22:35 h
Secundo la importante carga de emotividad que ve el resto. Enhorabuena.
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 01:00 h
¡Jajaja, Jose! Parece que se te adelantaron. Muchas gracias por tu comentario. Tenía ganas de liberar emociones, aunque sea en ficción.
JF
Javier Fonseca Fisterre
08 nov, 11:36 h
Un relato muy emotivo. Nunca hay que pararse, ya que si la inercia disminuye hasta ser cero, le ocurre como a la peonza (se cae).
Un placer leerte, como siempre.
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 13:46 h
Muchas gracias por tu amable comentario, Javier. Y es que precisamente ahí reside el equilibrio de las cosas: en el movimiento, aunque sea imperceptible.
Víctor Lázaro Cebolla
08 nov, 12:54 h
muy bueno, me ha encantado!

A seguir así!
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 13:50 h
¡Jajaja! Me alegra que te haya gustado la narración, Víctor. Y seguir, por supuesto que seguiré, pero intentando hacerlo un poquito mejor cada vez, como el vino. Gracias por tu comentario.
María Aguilar
08 nov, 19:11 h
Ohhhhhhh, me encanta, de principio a fin.... Que subidón, claro que sí, querer es poder..... Muchísimas felicidades Anastasia y mucha suerte en las votaciones
Anastasia Sopale Thompson
08 nov, 20:02 h
Tan solo hice dos cosas: rescatar experiencias de mi pasado reciente (viaje a Portugal una semana, estaba en 4º de la ESO) y edulcorarlas con una buena dosis de emoción... que saco a pasear de vez en cuando. Lo demás, producto de la imaginación. Muchas gracias por tu tan animado comentario, María.
Pedro Gálvez Rando
09 nov, 08:17 h
Me gustó mucho!! Enhorabuena! 👏👏
Anastasia Sopale Thompson
09 nov, 09:54 h
Desde siempre, he sido una aficionada a las motos y he querido montar una historia en torno a ellas. Muchas gracias por tu comentario, Pedro.
María Caballero
09 nov, 19:02 h
Muy bueno, Anastasia. Un gran mensaje de superación, de lucha y de amor del auténtico, te quiero a pesar de... Me encanta que las historias terminen bien.
Anastasia Sopale Thompson
09 nov, 21:11 h
Eso mismo me dije yo cuando me puse a escribirla, María. Finales felices, que no todo va a ser sangre y muerte; para eso ya están los telediarios... Muchas gracias por tu comentario.
Dani G. García
10 nov, 21:50 h
Nunca me han gustado los eslóganes ni el positivismo gratuito. Por fortuna, en tu relato todo está justificado, explicado y sazonado con cariño. Enhorabuena, Anastasia.
Anastasia Sopale Thompson
11 nov, 01:04 h
Pues entonces pertenecemos a la misma escuela, Dani. Gracias a frases hechas cargadas de humo, así nos va en el mundo real. Muchas gracias por tu comentario.
elinsurgentecalleja
10 nov, 23:34 h
Es precioso Anastasia, el corazón es el motor de nuestras vidas, sin duda.

Has definido a la perfección la realidad de la vida, jugando con las palabras.

Un giro final brutal!, enhorabuena.

Saludos Insurgentes.
Anastasia Sopale Thompson
11 nov, 01:08 h
¡Jajaja! Parece que no, pero me gusta darle el «picantito» justo en el momento y lugar de la misma condición. Muchas gracias por tu comentario insurgente.
JUAN JOSE ROBLES
11 nov, 16:15 h
Enhorabuena, Anastasia, te lo mereces.
Anastasia Sopale Thompson
12 nov, 14:27 h
Muchas gracias, Juan José. Es lo que tiene la ficción: siempre hay una pizca de verdad para que sea creíble.
Mikiuko
11 nov, 18:16 h
Enhorabuena!!!
Anastasia Sopale Thompson
12 nov, 14:29 h
Muchas gracias, Mikiuco. Tan solo hice lo que pudo mi imaginación.
Ivan Del Dedo Martin
12 nov, 07:23 h
Qué bueno, Anastasia. ¡Enhorabuena! 🙏🏾
Anastasia Sopale Thompson
12 nov, 14:31 h
Me alegra que te haya gustado, Iván. Me quedé en estado receptivo y fui cazando las ideas según venían.
Daniel González Irala
12 nov, 16:20 h
Enhorabuena!!!
Anastasia Sopale Thompson
12 nov, 19:49 h
Muchas gracias, Daniel. Dejé volar la imaginación, pero con una pizca de realidad.
Otros relatos participantes en este reto
  • «Paraleloverso» , de Jose R.G. Leer »

  • «Emociónate» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «Carta blanca a la vida» , de Andrea F Leer »

  • «Quería habértelo dicho antes» , de Lihué Márquez Jara Leer »

  • «Economía de escala» , de Jose R.G. Leer »

  • «QR ¡Qué rabia!» , de Mayomoratallaruben Leer »

  • «La petición» , de Dani G. García Leer »

  • «Un sol ausente» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «Ciento cincuenta y dos» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Aún rezo por ti» , de Mauricio Hdez. Cervantes Leer »

  • «Ídolos más grandes que sus pedestales» , de Jose Manuel Peque Leer »

  • «Dos monedas y una carta» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «TORRE DE LONDRES, 1536» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «Estimado jefe» , de Pablo Malagón Leer »

  • «PAPEL MOJADO» , de Mikiuko Leer »

  • «La gomina ya no se lleva» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «Mi querida yo» , de Alba Urbano Cordobés Leer »

  • «ABUELO» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «El abuelo se fue a la guerra» , de Marla Lotti Leer »

  • «La niña que no paraba de soñar, y acabó despertando en una pesadilla» , de Esther Ahedo Lorenzo Leer »