Esmeralda Fleitas

«Mentiras piadosas»

300 palabras
2 minutos
17 lecturas
Por las mañanas, cuando apenas he colocado el cartel que indica que ya hemos abierto, me gusta poner alguno de los discos de los Beatles. No es que sea fan de ellos ni nada por el estilo, pero su música siempre atrae a la gente. Las mañanas se hacen eternas, es algo terriblemente insoportable cuando no llevo un buen día... Como hoy, por ejemplo.

Hay que ser sincera: las cosas no andan bien. Y me refiero a la tienda, a esta habitación repleta de flores a la que apenas llegan clientes. En estas tres horas, solo he recibido a la señora Victoria que, como cada miércoles, se ha llevado un par de geranios para su marido. El señor Lorenzo falleció hará ya un año, pero ella no ha dejado de llevarle flores ni un día. Amores de los buenos, cómo no.

Por eso... No entiendo lo que veo. Desde hacía un rato, estaba bicheando a un chico que intentaba aparcar enfrente de la floristería. Lo bicheaba por aburrimiento, porque no tenía nada más interesante que hacer. No miento, también lo observaba porque ha aparcado después de unos tres intentos. Pero no lo culpo: es de los míos.

Y ahora entra. Me está mirando. ¿Qué hace alguien como él en una tienda que solo recibe a personas como la señora Victoria? Se habrá equivocado, seguro.
—¿Puedo ayudarte en algo?
—Soy Sergio, el nuevo empleado.

Lola me había dicho que iba a contratar a otra persona, pero no pensaba que fuera en serio...

Joder, el chico me mira con unos ojitos brillantes que lo iluminan todo. Y tiene una de esas sonrisas que te hacen imaginar cosas que no deberías. Por lo menos, no si lo tienes delante...

Vale, sí, sí que mentía: antes lo observaba porque me parecía guapo, muy guapo.
Reto creativo «David y Goliat»
🏣 Un nuevo día en la pequeña empresa donde trabajas. De pronto, una nueva persona se une al equipo y sientes una arrebatadora atracción por ella... Describe lo que ocurre.
Esmeralda Fleitas
Escribo a modo de salvación.
Miembro desde hace 1 año.
18 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Patricia Zamorano Granados
06 jul, 10:55 h
Me apunto la idea de bichear, me ha gustado! jajaja.
Mario Pavón
06 jul, 17:41 h
Ya ha encontrado su motivación en el trabajo.
Lucia F.S.
07 jul, 02:54 h
Muy divertido!!! Ahora, quizás no necesitaban otro empleado 🤔😎😂
elinsurgentecalleja
08 jul, 01:03 h
¿Pero... realmente era necesario otro empleado?
Para la protagonista, me temo que sí, cualquiera la quita esos ojos... jejeje.
Me ha gustado, enhorabuena.
Saludos Insurgentes
Anastasia Sopale Thompson
09 jul, 12:13 h
A veces el amor es así de caprichoso y se suele encontrar en las circunstancias más inesperadas, Esmeralda. ¿Tendrá un «Continuará...»?
Otras historias participantes en este reto
  • «Dame una palabra y te regalo un poema» , de Elvira.lopu Leer »

  • «Largas vacaciones» , de Carmen Santamaría Leer »

  • «¡Maldita jungla de asfalto!» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «La 58» , de Lucia F.S. Leer »

  • «El rincón de la abuela» , de Mila Clemente Leer »

  • «La corbata de patitos» , de Mario Pavón Leer »

  • «Verde aguamarina» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

  • «Un final, un principio.» , de Teresa Durán Leer »

  • «Y llegó el big-market» , de Anastasia Sopale Thompson Leer »

  • «Tentación.» , de Ainhoa Risquez Leer »

  • «La venta del abuelo» , de Francisco Anacoreta Laico Leer »

  • «SENSIBILIDAD» , de Daniel González Irala Leer »

  • «Dejo un trabajo de oficina por la poesía» , de Nani Nanilu Leer »

  • «¿Qué hago con mi vida?» , de Angeyol.fernandez Leer »

  • «Vive el momento» , de I_4eva Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!