Mikel M

«También hace frío»

999 palabras
8 minutos
64 lecturas
Reto creativo «Historias de verano»
El viaje que no sale como esperabas. Siempre puede ocurrir. Una inesperada sucesión de desastres o un acontecimiento especial que lo cambia todo. Cuenta uno de estos viajes.

Farid llevaba tres semanas sin hablarme. Qué culpa tenía yo de que Nabila se hubiera fijado en mí. Intenté explicárselo de mil maneras pero no me dio la oportunidad. Cada vez que me acercaba a él me ignoraba e incluso salía corriendo. Más de diez años siendo uña y carne y decidió gestionarlo de la forma más cuestionable e infantil que se me podría ocurrir. La realidad es que yo no estaba interesado en ella. Todos sabían que era la chica más guapa del barrio pero yo tenía otras inquietudes y creo que Farid, con el tiempo, se había convertido en la principal aunque nunca hubiera reunido el valor para decírselo.


Recuerdo que el verano de mi pueblo natal era interminable. El calor hacía que los días se dilataran y que las noches nos privaran del descanso que merecíamos. Aquella mañana mamá parecía haber dormido aún menos de lo que las asfixiantes condiciones nos solían permitir. Tenía la cara brillante y algunos osados mechones empapados en sudor le cubrían el rostro de manera asimétrica. Dejó un trozo de pan al lado de cada una de las tazas que, aún vacías, esperaban impacientes el humeante té que contenía el recipiente colocado estratégicamente en el centro de la mesa.


– Papá y yo hemos tomado una decisión. Esta noche nos vamos. Yassir, Amira, preparad una mochila pequeña con lo indispensable. Posiblemente nunca regresemos a este lugar. Es fundamental que no se lo digáis a nadie. Es peligroso. No habrá despedidas.


Cuatro segundos pasaron hasta que mi hermana pequeña explotó en llanto como jamás lo había hecho. Papá se incorporó rápidamente y le tapó la boca para evitar llamar la atención de los vecinos mientras le susurraba al oído “son solamente unas vacaciones largas”. A mis dieciséis años comprendí a la perfección el mensaje. No obstante, me sorprendió saber que formaríamos parte de ese grupo de personas que desaparecen y nunca más se vuelve a saber de ellas. Se me heló la sangre al pensar que no volvería a ver a Farid. Que no me podría despedir de él. Que el último recuerdo que tendría de mí sería negativo.


A escasos minutos de la caída del sol, mientras mi familia charlaba inquieta en la otra habitación, salí por la ventana de la estancia donde los cuatro solíamos dormir y recorrí a la velocidad del rayo las estrechas calles que me separaban de donde vivía mi gran amigo. Llegué con el aliento entrecortado y crucé sin preaviso las cortinas que hacían las veces de portón de la casa. Al verme corrió hacia mí culminando su particular sprint con una embestida que me lanzó dos metros hacia atrás obligándome a aterrizar en la gravilla que cubría el suelo de la calle. Me quedé unos minutos sentado ahí mismo entre lágrimas, esperando a que saliera a comprobar cómo estaba, sintiendo un frío en mi interior que contrastaba con las altas temperaturas en las que vivíamos. Pero Farid no salió.


Llegó la noche. Aún estoy convencido de que nadie nos vio marchar. Caminamos alrededor de cinco kilómetros hasta que vimos una destartalada furgoneta que mamá pareció reconocer. Se abrieron las puertas. Otra familia nos cedió parte del poco espacio que quedaba libre mientras papá entregaba su bolsa al conductor, quien la colocó debajo del asiento. El camino fue arduo. Las imperfecciones de la carretera nos hacían botar constantemente. Horas más tarde el vehículo se detuvo y se nos invitó con agresividad a que bajáramos y nos acercáramos a unas rocas donde se vislumbraban dos tímidas luces. Allí nos esperaban dos individuos que nos despojaron de lo poco que llevábamos y nos forzaron a saltar a una balsa que se mecía al vaivén de las olas y donde aguardaban otras tantas personas. Recuerdo mirar a la luna y preguntarme si allá donde íbamos también habría una.


No veía a mis padres. Únicamente intuía sus siluetas. Al menos estábamos juntos. El silencio acompañado de la oscuridad propiciaba un pulso entre la calma y la incertidumbre que solamente un escuálido cuarto menguante se atrevía a retar. Amira, quien no me había soltado la mano desde que embarcamos, perdió finalmente la batalla contra el sueño y cesó sus prácticamente imperceptibles sollozos. Nadie se movía o hablaba por miedo a ser descubiertos. El cansancio se adueñó de mí y no pude evitar unirme a mi hermana.


He perdido la cuenta de cuántas veces he intentado recordar en vano lo que soñé en esa balsa. Sin embargo, recuerdo a la perfección lo que me despertó. Un contundente golpe de agua fría, similar a la entonces reciente embestida de Farid, me mojó todo el cuerpo. El mar rugía y hacía que la balsa se balanceara mientras se enfrentaba a un ejército líquido. El agua nos azotaba sin piedad. En mitad del caos dirigí mi mirada hacia el lugar que mis padres ocupaban antes de haber caído dormido. No estaban. Sentí el mayor de los nudos en la garganta. Lancé un alarido al cielo con la esperanza de que algo me los devolviera. Noté cómo Amira apretaba mi antebrazo con una fuerza fuera de lo común para una niña de su edad. Quise protegerla con mi cuerpo pero no me dio tiempo. Una gigantesca ola la arrancó de mi lado arrebatando lo único que me quedaba. Me lancé al mar instintivamente para intentar salvarla pero me perdí entre las olas que se alzaban en la oscuridad. Recuerdo el inquebrantable frío y el estruendo del oleaje. Luché hasta que me quedé sin fuerzas y tuve que aceptar mi destino.


No ha sido fácil desde que desperté en la cama de aquel hospital. Hay quien me ha ayudado y también quien me ha puesto la zancadilla. Mi familia no lo logró. No me he atrevido a regresar. Tampoco a alejarme de la costa pues aún tengo la esperanza de leer el nombre de Farid entre aquellos que arriesgan sus vidas y consiguen llegar a este lado. Solamente él puede hacer desaparecer el frío de este interminable verano.

Mikel M
Miembro desde hace 6 años.
36 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Carmen Santamaría
01 jun, 12:16 h
Conmovedor, Mikel. Comprometido, sensible, diferente. Enhorabuena
Mikel M
05 jun, 08:47 h
Muchas gracias por tus palabras, Carmen. Me alegro de que te haya gustado
Mila Clemente
02 jun, 20:30 h
Brutal. Me he enganchado a la historia de principio a fin. Me ha encantado. Muy triste y muy real a la vez, aun así es un relato excelente.
Mikel M
05 jun, 08:49 h
Mila, mil gracias por tu comentario.
Admito que es un relato duro pero sentí la necesidad de contar esta realidad.
elinsurgentecalleja
05 jun, 18:51 h
Lo primero Mikel decirte que es un placer volver a leerte por estos lares!!👏
Y lo segundo y no menos importante es decirte que es un relato espectacular, muy tuyo, diferente y reinvindicativo.
Enhorabuena crack!!
Saludos Insurgentes.
Mikel M
06 jun, 06:33 h
¡Muchas gracias, Insurgente!
A mí todavía no me ha salido el tuyo pero con muchas ganas de leerte.
Es un viaje que no sale como uno espera y, por supuesto, una terrible realidad de la que se tiene que seguir hablando.
Abrazo desde lejos
Chuso Garcia
06 jun, 12:48 h
Triste, pero más real de lo que podemos pensar. Enhorabuena, gran relato.
Mikel M
07 jun, 05:33 h
Muchas gracias por comentar, Chuso.
Es un tema que por desgracia sigue existiendo e intenté reflejarlo de esa manera.
Carmen Domingo Sanchez
06 jun, 14:30 h
Súper bien narrado, me has hecho llorar y eso no es fácil. Enhorabuena por tan buen relato.
Mikel M
07 jun, 05:35 h
No es que me guste hacer llorar a la gente pero me alegra saber que he traspasado un poco la pantalla :)
Me alegro de que te haya gustado, Carmen. Agradezco mucho tus palabras.
Por cierto, "Gitano" sigue estando entre mis favoritos
Rebeca Martín Diosdado
07 jun, 17:37 h
Impresionante Mikel!!!
Una realidad latente en miles de personas que lo sufren día a día.
Que delicadeza tienes en tu pluma. Mil gracias Compi, por regalarnos este relato digno de que pudiera leerlo el mundo entero!!!
Mikel M
08 jun, 05:35 h
¡Pero qué cosas me dices, Rebeca!
Muchísimas gracias por tus palabras, de verdad :)
Roberto Bastida Mora
07 jun, 21:35 h
Buen relato Mikel! 💪
Mikel M
08 jun, 05:35 h
¡Muchas gracias, Roberto!
María Aguilar
09 jun, 10:00 h
Genialmente narrada Mikel, he podido imaginar todo el relato.y duro, como la vida misma. Felicidades
Mikel M
10 jun, 11:38 h
¡Muchas gracias, María!
Es un relato duro pero la consigna me pareció una buena oportunidad para incluir este tema.
Celia García Mendieta
09 jun, 18:11 h
Brutalmente maravilloso tu relato. Todavía tengo mi corazón en el puño esperando que le llegue algo de luz a Yassir. Enhorabuena🤗
Mikel M
10 jun, 11:39 h
La verdad es que la situación en la que se encuentra Yassir es terrible.
Muchísimas gracias por tus palabras, Celia 🙂
Omicron Delta Series
10 jun, 08:40 h
Qué historia tan dura y tan bien narrada. Gran trabajo.
Mikel M
10 jun, 11:40 h
Muchas gracias, Omicron.
Me alegro de que te haya gustado
Miquel Quetglas (Maiky Forrester)
13 jun, 13:10 h
Uff, duro 😢😥 Muy bonito, ¡bravo!
Mikel M
14 jun, 04:33 h
¡Muchas gracias, Miquel!
La verdad es que es un poco duro pero no podía hablar de esta realidad de otra manera :(
Celia García Mendieta
16 jun, 06:53 h
¡Ooh! Enhorabuena por tu primer puesto Mikel❤️🤗
Mikel M
17 jun, 05:45 h
¡Muchísimas gracias, Celia! Me ha hecho mucha ilusión 🙂
Otras historias participantes en este reto
  • «Sabor a sal» , de Leyre Jaime Pérez Leer »

  • «EL VIAJE QUE NOS CAMBIÓ» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «Gabriel y mi cámara» , de Miquel Quetglas (Maiky Forrester) Leer »

  • «Ángel y guía» , de Omicron Delta Series Leer »

  • «The Watermelon Revolution» , de Roberto Bastida Mora Leer »

  • «La playa de la verdad» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «La ninfa pelirroja de ojos verdes» , de Puri Escuredo Leer »

  • «Copos de nieve» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «La buena tía Paca» , de Elvira.lopu Leer »

  • «Dejé de ser machote» , de Mayomoratallaruben Leer »

  • «Denali y el Antiguo Tratado.» , de Teresa Santana Leer »

  • «El refugio» , de Carmen Santamaría Leer »

  • «Verano de 1.988» , de Chuso Garcia Leer »

  • «Esos maravillosos veranos en mi pueblo» , de Mila Clemente Leer »

  • «Gitano» , de Carmen Domingo Sanchez Leer »

  • «El hombre del tiempo» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «Efímero» , de Cintiacarmonapavon Leer »

  • «Verano de ponche y velatorio» , de Puri Escuredo Leer »

  • «El último verano» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Dulce sueño de infancia» , de Lucio González Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!