Roberto Bastida Mora

«The Watermelon Revolution»

998 palabras
8 minutos
39 lecturas
Reto creativo «Historias de verano»
El viaje que no sale como esperabas. Siempre puede ocurrir. Una inesperada sucesión de desastres o un acontecimiento especial que lo cambia todo. Cuenta uno de estos viajes.

    Las risas y el jaleo no impedían que el señor vicepresidente del gobierno se sintiera nervioso. Era una comida más, otra reunión privada antes de las vacaciones de verano. El restaurante, ubicado en un paraje ideal en tierras cántabras, rodeado de verde y naturaleza, había cerrado al resto del público. Allí había muchas personalidades, gente que daba la cara a diario en los medios y otros que se mantenían en la sombra, ejecutores reales de todo lo que pasa no solo en un país, sino en el mundo entero. Todos ellos ocupaban una larga mesa de veintisiete adultos.

    El calor de julio acompañado de las brisas del Cantábrico ofrecía la jornada ideal para disfrutar de una reunión así, al aire libre. Salvo alguna conversación sería, hombres y mujeres reían y bebían con total despreocupación, por lo menos en apariencia. El vicepresidente intentaba ser uno más en aquella situación; todos aparentaban tranquilidad, aunque dudaba mucho que los demás no sintieran lo que él sentía por dentro. Sabía que el plan era propio de terroristas más que de mandatarios y empresarios pero, ¿acaso podía hacer algo? ¿Servía su puesto para negarse a las exigencias de las grandes multinacionales? Lamentablemente no; de pensarlo su garganta se tensaba en un nudo, hecho y bien apretado por su conciencia.

    —¡La sandía! ¡Ahí viene! —gritó el ministro de exteriores desde el otro lado de la mesa.

    El personal del restaurante trajo unas generosas tajadas de sandía, servidas individualmente en platos, que fue sirviendo a los comensales.

    Una vez tuvo delante la jugosa fruta veraniega, el vicepresidente la ojeó con recelo. Dados los acontecimientos se resistía a probarla, y se percató de que no era el único. Pero muchos ya la estaban devorando. Entonces vibró su móvil en el bolsillo interior de su chaqueta. Era el presidente. Se disculpó, se levantó de la silla y se alejó de la mesa, acercándose al límite vallado de la verde colina en la que estaba.

    Descolgó y el saludo que iba a decir se detuvo en su glotis. En la carretera que les había llevado hasta allí, a unos cien metros enfrente y por debajo de su posición, había cientos de personas. Muchas eran siluetas difusas tras los árboles y la vegetación, pero la gran mayoría era visible, ocupando todo el ancho de la carretera en la que apenas cabían dos coches en paralelo. Lo que resultaba espeluznante era que todos, absolutamente todos, mil o más, miraban directamente a la colina donde ellos celebraban, en absoluto silencio.

    «Hay hasta un maldito coche de policía».

    Algo había salido mal. Pero eso solo podía significar una cosa.

    Una ola de nervios le sacudió entero. Sus manos temblaron y el móvil calló al césped. Unas toses ahogadas llegaron a sus oídos. Se giró y vio como la mayoría empezaba a convulsionar violentamente, agarrándose el pecho con ambas manos retorcidas, saltando de sus sillas y cayendo a tierra, sacudiéndose como orugas amenazadas.

    El temblor que le dominaba le mantenía clavado en el suelo. Lágrimas empezaron a resbalar por sus mejillas. La situación le impidió darse cuenta de que tenía al lado a su guardaespaldas de confianza.

    —Señor, ¿usted no come sandía? —le preguntó.

    A su espalda, la prole seguía quieta, mirando fijamente. Esperando.


Cinco meses antes


    Cecilio era agricultor y, entre otras cosas, no tenía un pelo de tonto. Cansado del maltrato que llevaba sufriendo el sector estuviera quien estuviera en el poder, no iba a hacer algo porque un tipo trajeado le dijera que no lo hiciera. Por eso, cuando llegaron a su propiedad las doce cubas de mil doscientos litros cada una con agua tratada para garantizar una excelente cosecha de sandías, patrocinadas por el gobierno, no dudó en ponerse en contacto con un químico para que despejara sus dudas.

    Una vez hecho el análisis, el químico fue a visitar a Cecilio para informarle. Se reunieron en la nave donde estaba almacenada el agua.

    —Este agua tiene bastantes agentes químicos reguladores y estabilizadores, pero lo que me ha dejado… mal, es la presencia de estricnina. Es un veneno muy potente.

    Las facciones de Cecilio se expandieron. Se frotó la barbilla con ambas manos.

    —No paro de pensar en esto, Cecilio. Quiero entenderlo, y solo se me ocurre una explicación. Llegar a esta fórmula les habrá llevado años de pruebas y ensayo, y por fin la tienen. Los agentes químicos disimulan muy bien la estricnina, lo que no quiere decir que no esté presente. Un vaso serviría para matar a un niño, quizá a un adulto. Sospecho que, al regar con este agua, las matas de sandía absorverán el veneno, que acabará presente en las sandías sin alterar sus condiciones físicas. La de años que llevarán en esto, no me lo quiero ni imaginar. ¿Toda el agua es para todo tu campo?

    —Solo para una parcela. Si ya me lo explicaron, los cabrones. Hasta tengo un contrato. Van a darme agua gratis, ¡ja! Se supone que la producción que saque de esa parcela irá a Soria. Vendrán ellos mismos con sus camiones a llevárselas.

    —¿A Soria? Joder, las van a distribuir en zonas poco pobladas, de las que nadie habla ni se acuerda. Tiene sentido, ¿no? Primero quieren hacer la prueba con unos pocos, ver si funciona, y poder matarnos cuando les venga en gana, ¿no? ¡Y te echarán a ti la culpa ¡Joder! ¡Joder!

    El químico se puso muy nervioso por el alcance de sus propias palabras. Cecilio, más tranquilo, pensaba en todo aquello entre incrédulo y enfadado.

    —Tranquilo —dijo Cecilio—. ¿Has oído hablar de «la francesa»?

    —Algo… pero me mantengo al margen.

    —Pues eso se acabó. Escucha, somos más de tres millones. Funcionarios, policías, médicos, agricultores, constructores, militares, logística… ¡Todos hasta los huevos! ¿Se han creído que siempre van a hacer con nosotros lo que les dé la gana? Nos comunicamos de forma segura, y te juro que estas sandías crecerán hermosas, y que no irán a parar a Soria. ¡Se las van a comer ellos, por mis cojones!

Roberto Bastida Mora
Autor de "Braindead año 1800". Mis maestros: cine, libros, videojuegos y cómics. Me encantan los…
Miembro desde hace 4 años.
11 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Rebeca Martín Diosdado
01 jun, 00:53 h
Jajajaja compiiii sigues en tu línea!!! Me ha encantado, súper reivindicativo!!!
Como me alegro de leerte 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
Roberto Bastida Mora
01 jun, 10:04 h
Eyy qué tal Rebeca!! Ya sabes, si no me cargo a alguien no quedo contento 🤣. Gracias por comentar!!
Puri Escuredo
01 jun, 09:30 h
Bueno, estoy en el equipo de Cecilio, jajaja. Con lo que me gusta las sandias...
Roberto Bastida Mora
01 jun, 10:06 h
A tope con Cecilio!! Jajaja! Gracias por comentar Puri 😉
elinsurgentecalleja
03 jun, 13:30 h
Que placer volver a leerte por estos lares Roberto!
Sigues con tu sello inconfundible!
Estoy con Cecilio hasta el final... jejejeje
Saludos Insurgentes
Roberto Bastida Mora
04 jun, 11:51 h
Muchas gracias insurgente! Cecilio sale poco, pero se le coge cariño 😂😂
Saludos insurgentes!
Elvira.lopu
04 jun, 15:28 h
Una buena cosecha de esas sandias vendrían bien. Muy buena la historia.
Roberto Bastida Mora
04 jun, 15:59 h
No iría mal, no. Muchas gracias Elvira!
Mila Clemente
04 jun, 20:51 h
Me has dejado sin palabras. De película...

Un saludo.
Roberto Bastida Mora
04 jun, 22:02 h
Gracias Mila. Es que soy muy peliculero 😉

Saludos!
In
Info
05 jun, 11:34 h
Ja, ja. Muy bueno. Con lo que me gustaban las sandías. ¡Y en plena temporada! A partir de ahora preguntaré al frutero con que las riegan por si aca.
Roberto Bastida Mora
05 jun, 12:16 h
Pregúntale, no te quedes con la duda 😂😂
Carmen Fernandez Mayoralas
06 jun, 10:11 h
Me ha gustado mucho. Es que hay situaciones tan merecidas.....
Roberto Bastida Mora
06 jun, 11:06 h
Gracias Carmen! La ficción va muy bien para desahogarse 😇
Mikel M
09 jun, 08:37 h
El azar ha querido que tu relato me haya salido el último, Roberto, pero ha merecido mucho la espera.
Watermelon revolution da para mucho más que un relato. ¡Enhorabuena!
Roberto Bastida Mora
09 jun, 09:36 h
Muchas gracias Mikel! 😊
Celia García Mendieta
09 jun, 14:01 h
¡Bravo! Sello inconfundible. Enhorabuena por tu relato🤗
Roberto Bastida Mora
09 jun, 21:14 h
Muchas gracias compi!! 😉
Otras historias participantes en este reto
  • «También hace frío» , de Mikel M Leer »

  • «Sabor a sal» , de Leyre Jaime Pérez Leer »

  • «EL VIAJE QUE NOS CAMBIÓ» , de Rebeca Martín Diosdado Leer »

  • «Gabriel y mi cámara» , de Miquel Quetglas (Maiky Forrester) Leer »

  • «Ángel y guía» , de Omicron Delta Series Leer »

  • «La playa de la verdad» , de Guillermo Escribano Leer »

  • «La ninfa pelirroja de ojos verdes» , de Puri Escuredo Leer »

  • «Copos de nieve» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «La buena tía Paca» , de Elvira.lopu Leer »

  • «Dejé de ser machote» , de Mayomoratallaruben Leer »

  • «Denali y el Antiguo Tratado.» , de Teresa Santana Leer »

  • «El refugio» , de Carmen Santamaría Leer »

  • «Verano de 1.988» , de Chuso Garcia Leer »

  • «Esos maravillosos veranos en mi pueblo» , de Mila Clemente Leer »

  • «Gitano» , de Carmen Domingo Sanchez Leer »

  • «El hombre del tiempo» , de Vanesa Romero Códez Leer »

  • «Efímero» , de Cintiacarmonapavon Leer »

  • «Verano de ponche y velatorio» , de Puri Escuredo Leer »

  • «El último verano» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Dulce sueño de infancia» , de Lucio González Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!