Reto de escritura #43. Familia no hay más que una
🔪 Cuenta lo que pasa en la cocina mientras algunos de los presentes tratan de calmarse.

«La incomprendida.»

Ainhoa Risquez
299 palabras
2 minutos
34 lecturas
Nueve de Enero, el cumpleaños de papá. como todos los años, es un día especial en el que nos juntamos con la abuela, mi hermana Julia y mi novio lucas. Además, este iba a ser incluso mejor porque estaba Tommy, mi sobrino de un añito. 

A pesar de ello, podía estropear un día tan especial con algo que quería contarles. Había decidido que iba a dejar todos los estudios para dedicarme de lleno a la escritura. Mi gran pasión desde que tenía solo quince años. 

Llegaron las seis de la tarde y ya estaba prácticamente todo preparado; decoración, algo de merienda y los regalos. Solo faltaban los invitados y la tarta. Entonces, al cabo de unos minutos, llegaron todos y comenzó la fiesta. 

Todo estaba yendo fenomenal, todos reían y parecían disfrutar del momento, sobre todo  Tommy, que reía a carcajadas. Pensé que sería el momento perfecto, pero mi hermana se adelantó.
   - ¡¿Alguien quiere tarta?! - preguntó.
Todos respondieron al unísono y fui con ella y con mi abuela a la cocina.

Mi hermana habría preparado la tarta favorita de papá, La tarta de queso. Mientras la abuela preparaba los platos, cogí las velas y justo al acercarme a Julia dije:
    - Voy a dejarla universidad para ser escritora.
Se escucharon cubiertos caer al suelo y al darme la vuelta mi abuela me miraba fijamente.
    - Estás loca niña, sin estudios no serás nada - confesó mientras cogía los cubiertos.
    - Ana...piensa lo que acabas de decir, ¡no tiene sentido!
    - Julia, es lo que más deseo. Quiero contarlo a todos.

Entonces noté la mano de mi hermana agarrarme y decirme:
    - No vas a estropear este día.
    - Pero...

Y antes de poder decir nada, salieron mientras cantaban "cumpleaños feliz" y yo me quedaba allí, incomprendida e infravalorada.
Publicado por
Ainhoa Risquez
Miembro desde hace 7 meses.
21 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Celia García Mendieta
24 oct, 09:28 h
El día siguiente al cumpleaños también puede ser un buen día para contarlo...y no se estropea ningún día🤔🤣
Ainhoa Risquez
31 oct, 00:44 h
Jajajajaja el tope de palabras no daba para más
JF
Javier Fonseca Fisterre
24 oct, 12:03 h
¿Cuándo es buen día para dar noticias?
Cualquier día puede ser "el día", y ya que está reunida la familia, así se cuentan antes todos los detalles.
Enhorabuena por la narración.
Ainhoa Risquez
31 oct, 00:44 h
Gracias!
Jaime Cenalmor
24 oct, 13:45 h
Que una noticia así estropee un día....😢
Ainhoa Risquez
31 oct, 00:44 h
Por desgracia habrá gente que piense así :(
María Aguilar
26 oct, 14:33 h
Pobreta..... Confiemos en que lo logró..... Enhorabuena
Ainhoa Risquez
31 oct, 00:44 h
Gracias!
Anastasia Sopale Thompson
27 oct, 11:44 h
Pues remedio contra la incomprensión e infravaloración, una de dos: salirse por la tangente o continuar recto pero por la «calle de en medio», es decir, el camino propio y sin mirar atrás. Felicidades, Ainhoa
Ainhoa Risquez
31 oct, 00:44 h
Graciaas😊
Luis Mariano Estela Aldana
28 oct, 01:12 h
Dicen, que para soltar una bomba (noticia, decisión, chisme o atiborrada de nitroglicerina), el mejor momento es en la mañana, porque el cuerpo ha liberado cargas y energías durante el reposo nocturno y aún no ha comenzado a llenarse de endorfinas o testosterona... Tristemente, en muchos países, el índice de violencia y asesinatos sube considerablemente en algunas fiestas, en las que no deberían pasar estas cosas, como por ejemplo, en el día de la madre... Y casi todas las veces que algo así sucede, es en la noche.
Así que, si lo que se necesita es un buen momento para decir algo, qué mejor instante que a la hora de servir los huevos y el café 😉

Independiente de lo anterior —que no sé por qué vendría al caso—, tu relato me gustó bastante porque retrata al dedillo lo que sucede en muchas ocasiones, en las que, la verdad, no es un buen momento.
Felicitaciones 👏🏻👏🏻👏🏻
Ainhoa Risquez
31 oct, 00:45 h
Muchas gracias 😊
Otros relatos participantes en este reto
  • «EL SEÑORITO» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

  • «De lo que aquí en adelante me sucediere...» , de Jose R.G. Leer »

  • «Diario apócrifo de una escritora» , de Fortizperez Leer »

  • «Ay, si la Carmen nos oyera...» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Bordando historias» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «Las paredes de la cocina» , de Galaguzmandrades Leer »

  • «ALGUIEN NOS RECORDARÁ, LO AFIRMO, INCLUSO EN OTRO TIEMPO» , de Jaime Cenalmor Leer »

  • «Prólogo y epílogo» , de Dani G. García Leer »

  • «Las moscas de mi familia» , de Luis Mariano Estela Aldana Leer »

  • «NO TE IRÁS NUNCA ¿VERDAD?. ME QUEDARÉ HASTA QUE CAMBIE EL VIENTO» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «Prólogo» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «...y parió la abuela» , de Israel Gago Caballero Leer »

  • «Va de tostadas la cosa...» , de Anastasia Sopale Thompson Leer »

  • «El legado de una sabia frase» , de Jose R.G. Leer »

  • «Mijita» , de Eugenio A. García de Paredes Pérez Leer »

  • «Letra pequeña» , de Jose R.G. Leer »

  • «La importancia de saber dar una noticia» , de María Caballero Leer »

  • «Mundos paralelos» , de Javier Fonseca Fisterre Leer »

  • «¡Los sueños son para cumplirlos!» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «Reserva de opinión» , de Celia García Mendieta Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!