Reto de escritura #43. Familia no hay más que una
🔪 Cuenta lo que pasa en la cocina mientras algunos de los presentes tratan de calmarse.

«Va de tostadas la cosa...»

Anastasia Sopale Thompson
296 palabras
2 minutos
41 lecturas
—¡Telma! ¿Dónde andas? ¡Libros! ¡¡Libros!! ¡¡¡SIEMPRE LIBROS!!! ¡¡Déjalo ya y ven a la cocina!!

—Descuida, mamá; ya vendrá. Seguro que está en la ducha. Siempre ha sido una lentorra.

—Mira, Luisa... Que sea tu hermana no es excusa para que la justifiques todo el tiempo. Así que tengamos la fiesta en paz. ¡Tú, como tu padre, siempre mimándola! 

—Buenos días, cariño; familia. ¿Hablábais de mí? 

—Otro creyéndose el ombligo del mundo... 

—¿Ombligo? Primero que todo, suaviza esos ánimos. ¿Se puede saber qué tripa se te ha roto? Siempre igual. ¿Te apetece que esta noche te lleve a cenar y recordamos «viejos tiempos»? 

—¡Qué buena idea, hijo! Creo que os merecéis un poco de intimidad. Ya bastante hacéis por nosotros, mantener la casa, el trabajo. 

—¿Quién te dio vela en este entierro, doña Perfecta? 

—¡Lo ves! Papá, Telma y la abuela tienen razón. Contigo no se puede hablar. Lo tuyo es «ordeno y mando». Papá, ¿me pasas el zumo de arándanos? 

—Por supuesto. 

—¡Santo cielo, esta niña es incorregible! ¿Podremos desayunar juntos y en paz en esta santa casa? ¿Se puede saber dónde se metió tu hermana?

El bebé empezó a llorar. 

—¡Déjala, Carmen! Se estará poniendo guapa para ver al novio, que estará al caer. De «alguien» lo aprendería. Entre eso y el manuscrito que la trae de cabeza, ya me dirás.

—¡No me cambies de tema, Andrés. Además, lo mío era diferente. 

«Sí, sí...», musitó Luisa. 

—Bueno, aparte, ¿no tenía que entregarlo hoy como fecha límite? –apuntó doña Perfecta. 

—Es verdad, pero anda, Luisa. Haz el favor... 

Dejó al bebé en brazos de su abuela. 
Avanzó hacia el cuarto de su hermana.
La puerta, entreabierta. 

—Te estamos esperando para desayunar. 

Sin respuesta. 

«Vaya, estará profundamente dormida.» 

Ya dentro, la zarandeó con suavidad. Nada. 
Un segundo intento más vigoroso. Tampoco.
Posó dos dedos sobre el cuello...

—¡Dios mío! ¡Venid! ¡Telma está...!
—¡Tostada, que se te quema la tostada! ¡Vamos, bajad de una vez! 
Publicado por
Anastasia Sopale Thompson
De prosapia guineana, nacida en Ronda, Málaga y residente en Madrid, soy una joven con una mente…
Miembro desde hace 1 año.
22 historias publicadas.

Para dejar un comentario, inicie sesión
Lucia F.S.
24 oct, 03:04 h
Uf…y ahora a ver qué reto cabe el desenlace 😱
Anastasia Sopale Thompson
24 oct, 15:29 h
Jajaja! Pues todo dependerá de si se dan las condiciones propicias, Lucía. Pero para mí... como que la pobre Telma quedó «tostada» intentando terminar a tiempo; ahí estaba el juego. 😉 Gracias por comentar.
Celia García Mendieta
24 oct, 10:37 h
¡Jajaja! Vale, yo me apunto a ver el siguiente reto y poder leer el desenlace ...
Anastasia Sopale Thompson
24 oct, 15:38 h
Como dije, el juego estaba en «tostada»: Telma se quedó justo igual por intentar terminar el manuscrito. Crítica a la presión hacia los escritores, en relación a los plazos tan ajustados. Muchas gracias por tu comentario, Celia.
JF
Javier Fonseca Fisterre
24 oct, 12:16 h
Como siempre, un placer leer tus relatos.
Ahora solo queda, tras acabar con el corazón acelerado, conocer el desenlace de esta historia.
Enhorabuena
Anastasia Sopale Thompson
24 oct, 15:46 h
¿En serio crees que no ha acabado? Telma quedó «tostada» literalmente intentando terminar el manuscrito a tiempo. ¿Demasiada presión hacia los escritores, por cuestión de tiempos? Gracias por tu comentario, Jalopa13.
Héctor Peña Manterola
24 oct, 21:56 h
¡Muy bueno!
Anastasia Sopale Thompson
25 oct, 08:32 h
Muchas gracias, Héctor. Se intentará hacer mejor todavía.
Luis Mariano Estela Aldana
25 oct, 01:44 h
Un maremagnum de emociones (como diría don Intenso), todas, resumiendo el día a día de cualquier familia disfuncional, y tóxica, como hay muchas, pero, como ya sabemos, nadie sabe lo que se lava en casa. Muy bien planteado y con un "continuará" muy adictivo 🙂
Felicitaciones.
Anastasia Sopale Thompson
25 oct, 08:38 h
¡Jajaja, Mariano! También hay de trasfondo una crítica a la presión que ejerce la industria literaria sobre los autores, hasta el punto en que ha quedado la pobre Telma: «tostada». Muchas gracias por tu comentario.
María Caballero
26 oct, 16:10 h
Pues eso... como cuando se va la luz y te quedas sin ver los dos últimos minutos de una gran peli. Voy a ver si la vecina me lo cuenta... jajaja. Muy bueno, has sabido quedarte con nosotros.
Anastasia Sopale Thompson
26 oct, 19:07 h
¡Jijiji! Será por venir de Andalucía. Por allí solemos ser «mu' salaos». Pero bueno, digamos que os he dejado con la mermelada en los labios. Por cierto, habrá que raspar un poco la «tostada», porque huele un poco a quemado, ¿no? Muchas gracias por comentar, María.
elinsurgentecalleja
28 oct, 01:27 h
Me ha encantado Anastasia.

Un diálogo muy fluido y estructurado, el final te deja en ascuas y boquiabierto.

Enhorabuena.

Saludos Insurgentes
Anastasia Sopale Thompson
28 oct, 13:42 h
¡Muchas gracias, elinsurgentecalleja! Aposté por la naturalidad. Me ha parecido muy curioso que nadie haya caído en el juego de palabras: Telma se quedó «tostada» por intentar terminar y entregar a tiempo su novela. Sin embargo, tampoco descarto darle otra vuelta de tuerca. 🤔🤓
Pablo Malagón
28 oct, 12:44 h
Parece que ella mismo escribió su propio final.
Inquietante y apasionante a la vez. Felicidades.
Anastasia Sopale Thompson
28 oct, 13:46 h
Eso es, Pablo. Perfectamente podría incluso haber escrito su autobiografía. Todo es posible. E insisto, da para seguir tirando del hilo de esta madeja. 😉 Muchas gracias por tu comentario.
Otros relatos participantes en este reto
  • «EL SEÑORITO» , de JUAN JOSE ROBLES Leer »

  • «De lo que aquí en adelante me sucediere...» , de Jose R.G. Leer »

  • «Diario apócrifo de una escritora» , de Fortizperez Leer »

  • «Ay, si la Carmen nos oyera...» , de Esmeralda Fleitas Leer »

  • «Bordando historias» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «Las paredes de la cocina» , de Galaguzmandrades Leer »

  • «ALGUIEN NOS RECORDARÁ, LO AFIRMO, INCLUSO EN OTRO TIEMPO» , de Jaime Cenalmor Leer »

  • «Prólogo y epílogo» , de Dani G. García Leer »

  • «Las moscas de mi familia» , de Luis Mariano Estela Aldana Leer »

  • «NO TE IRÁS NUNCA ¿VERDAD?. ME QUEDARÉ HASTA QUE CAMBIE EL VIENTO» , de Pedro Gálvez Rando Leer »

  • «Prólogo» , de Antonio Otero Fernández Leer »

  • «...y parió la abuela» , de Israel Gago Caballero Leer »

  • «El legado de una sabia frase» , de Jose R.G. Leer »

  • «Mijita» , de Eugenio A. García de Paredes Pérez Leer »

  • «Letra pequeña» , de Jose R.G. Leer »

  • «La importancia de saber dar una noticia» , de María Caballero Leer »

  • «Mundos paralelos» , de Javier Fonseca Fisterre Leer »

  • «¡Los sueños son para cumplirlos!» , de elinsurgentecalleja Leer »

  • «Reserva de opinión» , de Celia García Mendieta Leer »

  • «Sin nombre de mujer» , de Patricia Zamorano Granados Leer »

Recompensa
+ XP
Acumulas XP y estás en nivel
¡Gracias!